Ave Lamia Revista Cultural Ciudad de México Año I Número I Octubre de 2012
 

 

EDITORIAL

Es septiembre, mejor conocido en México como el mes de la patria. Las razones, de sobra son sabidas. No obstante, para Luna Regina (que por cierto está por experimentar una metamorfosis definitiva), lo único que hemos decidido celebrar es el número 7 de la revista. Seguimos, con el firme propósito de crecer y ser una buena opción editorial.

A punto de dejar atrás el nombre que hasta este momento nos acompañó y que dará paso a otra etapa de este proyecto cultural, no podemos dejar de agradecer a nuestros colaboradores que de manera entusiasta han escrito para ella, y a nuestros pocos pero fieles lectores que son la causa de nuestro esfuerzo.

Si no creen que existe vida después de la muerte, esperen a ver la reencarnación de Luna Regina, con nueva imagen, nuevo nombre y nueva estructura. Como los gatos, a esta revista que ya lleva casi siete vidas, ahora le toca ser como el Ave Fénix que nace otra vez de la Ciudad del Sol para seguir buscando más lectores y más colaboradores que enriquezcan los contenidos.

El compromiso de la revista es mantener un estilo libre y de calidad en los contenidos de la misma, por ello, es importante también agradecer al equipo editorial que cada mes se enfrasca en largas sesiones de café llenas de polémica para decidir cómo cumplir con el cometido. El hachís, el ajenjo y cualquier otro complemento espirituoso llegará en su momento.

Es septiembre y siguen las lluvias, sigue un mundo caótico y sigue la revista. Pero siempre habrá mucha gente dispuesta a celebrar las fiestas patrias y a otra más que le tiene sin cuidado la festividad o que la critican. Ninguno de ellos ha de ser catalogado como apátrida o chauvinista por su forma de ver esta fecha, porque a fin de cuentas, ser mexicano es como ser pecador: se es de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Dejamos pues, el número de septiembre con el empeño de contar con el agrado de más lectores

Regresar