Ave Lamia Revista Cultural Ciudad de México Año I Número V Marzo de 2013
 

 

Tres poemas
Ángeles Camacho

El alba última

En la esperanza manoseada
un silencio rompe en alba
(las almohadas han de extrañar
nuestros amaneceres púdicos)

Hay albores en los subterráneos
lamentos de la imprecisa lóbrega
pesadumbre jaranera
¿dónde se derriten los recuerdos..?

¡Qué simplicidad tan atroz!
Ésa de amar con uñas y otros
ésa de querernos selenitas
ésta de entristecer
gratuita y cotidianamente

 

Espejo

La muñeca Alicia roja
se come tu recuerdo
he tenido que mentir:
a la luna dije que no eres cierto
¡que le corten la cabeza!
suspira la reina por los rincones
el ollín llora en charola de plata
tanta universal ausencia
copula con Humpty Dumpty

 

Era de la llama

era el silencio jugando a carcajadas
el viento y la espera y los pájaros
la piel que sorbía parpadeante su deseo
era primera luz de primavera
el tiempo y la flor sobre la llama
y fue que llegaste oculto en la mirada
que tu voz volaba con las hojas
que tus manos dormían entre las nubes
cirros expulsados del vaho de la hierba
era que tu lengua navegaba la palabra
y fue que tu voz regresó palpitante
vuelta a huir en lúdica revuelta
y en la liviana curva del retorno
lenta y dulce
llenó mi al alma con ése tu aroma tabaco

Regresar