Ave Lamia Revista Cultural Ciudad de México Año I Número V Marzo de 2013
 

 

Tres poemas
Claudia Contreras

Cíclope
Sueño con el espeso bosque
que corona tu pubis
el que cede a tus dedos
o a mis labios

Y despertar al Cíclope
que dormita en su valle

Disfruto ver lagrimear
su ciego ojo

Lo siento estremecer
entre mis manos

¡Volverse fuerte
y acometer entre mis muslos!

¡Remolino de luces
Que todo lo devora!
¡Bienvenido!

 

Declaración

Quemo la noche,
divago,
cierno distancias,
devoro madrugadas.

¿Sabes lo que oculta mi mirada?

Silencio,
invocaciones,
amalgama de absurdos,
de irrealidades.

Sólo tú me centras entre Mar y Tierra.

Sólo tú me posees.

En la habitación oscura
alimentas mi placer,
vives,
me revives.

 

Intenciones

Escucha
la llamada del Mar entre la oscura espera,
el clamor del amante sobre la piel desnuda,
lo oculto a través de la palabra escrita.

Huele,
que la noche es una flor de mil aromas,
un cerco de anhelos entre bares de mala muerte,
dicotomías ahorcando deseos sobre techos clandestinos.

Siente,
la invasión que anhelas vertida en tu olvidada memoria
estrujarte los sueños en trozos cada vez más invisibles,
absorto instante desnuda intenciones.

Ve
los besos que te respiran flotar entre sí y espera,
combate de ciegos bailarines por tus alas, por mis balas,
perenne obsesión obviando el amanecer-te.

Regresar