Ave Lamia Revista Cultural Ciudad de México Año I Número VII Mayo de 2013


Auditorio Divino Narciso en su mejor nivel
José Luis Barrera

Cobertura especial

“En tiempo y en forma” es una frase casi desconocida en el vocabulario oficial mexicano. Afortunadamente, la Universidad Claustro de Sor Juana se toma las cosas en serio, y el pasado 17 de abril reinauguró el Auditorio Divino Narciso, tal como se tenía planeado.

En ese día se conmemoró el aniversario luctuoso 118 de la monja de Nepantla, quien decidió abandonar la orden de las carmelitas, que se encontraba en Santa Teresa la Antigua (en la calle Lic. Primo de Verdad), por su rigidez extrema que la llevó a enfermarse, e ingresar en la Orden de San Jerónimo, en el convento del siglo XVI en donde se encuentra asentada esta prestigiada Casa de Estudios.

No faltaba ningún detalle de las innovadoras adecuaciones tecnológicas para hacer del Auditorio Divino Narciso un espacio de primer nivel para la difusión de la labor artística. Lo más trascendental de las obras realizadas sobre el ex templo, es que no se tocó la estructura original para los trabajos, que le permiten una notoria mejora en la acústica y movilidad escénica. Esta rehabilitación, a cargo del arquitecto Jorge Galaviz Hernández, dejó de manifiesto su funcionalidad con la ópera barroca producida por los estudiantes del Programa de Profesional Asociado en Producción de Espectáculos del Colegio de Arte y Cultura, y que se presentó como parte de la inauguración.

La Serva Padrona, de Giovanni Battista Pergolesi, dirigido por el Maestro Luis Lledías (investigador, musicólogo y director del Coro Virreinal Rita Guerrero) y las actuaciones de Ileana Ortiz, Iliana Muñoz, Audón Coria y Miguel Ángel Hoppe, cerró de manera espectacular el evento de reinauguración, resaltando el bello retablo móvil con aplicaciones originales del barroco salomónico encontrado en el convento.

Dicho evento estuvo precedido por el Licenciado Emilio Chuayffet Chemor, Secretario de Educación Pública, y la Maestra Carmen Beatriz López-Portillo Romano, acompañados por el Licenciado Rafael Tovar y de Teresa, Presidente de CONACULTA, y la señora Marie José Paz. La Doctora Sandra Lorenzano, Vicerrectora de Investigación y Proyectos Creativos, al finalizar el acto oficial presentó la aplicación multimedia Seducciones de Sor Juana, proyecto curado y coordinado por ella misma para difundir la vida y la obra de Sor Juana Inés de la Cruz con la tecnología de este siglo.

Este espacio cultural, que desde ahora se integra a los más importantes del país, cuenta con una sala principal con aforo para 240 personas, y otras 36 personas sentadas en los laterales del escenario, dándole la opción de un teatro estilo isabelino, y estará dedicada a la música antigua coral y de piano, además de espectáculos teatrales y de danza. El Coro Bajo seguirá siendo sala de conciertos de cámara y de exposiciones. Además del Coro Alto, que es una sala de cine hasta para 90 personas, que puede funcionar a la par con la Sala Principal y el Coro Bajo, sin que ninguna de las salas interfieran entre sí.

La Maestra Carmen Beatriz Lopez-Portillo Romano, Rectora de la Universidad, comentó: “Inauguramos este Auditorio Divino Narciso, espacio privilegiado que se abre a las distintas expresiones del pensamiento, el arte y la cultura y que nos permitirá realizar con espacios más adaptados, las cerca de 200 actividades artísticas y culturales que nuestra Casa de Estudios organiza de manera gratuita para enriquecer la vida de nuestra comunidad y beneficiar a más de 25 mil personas al año”.

No me cabe la menor duda: El Auditorio Divino Narciso, es un espacio digno del impulso que se ha venido dando desde la propia universidad al rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México.

En buena hora.

Regresar