Ave Lamia Revista Cultural Ciudad de México Año I Número VII Mayo de 2013


Poemas
Adán Echeverría

ANTES DEL PLENILUNIO ESTÁ LA CABELLERA
y ésta rueda sobre la más escandalosa e irredenta plegaria
Te adoraré has dicho
y una risa hienética surgió a contraluz de ese crucifijo que me cuelga
ay cómo me está colgando
Las amapolitas quieren cortarse las palabras
e ir al dos por tres por cuatro
siempre completas
Sin faltarnos al respeto
Claro
Nos hemos sacrificado tanto
y el sol sale y no hay remedio
De nuevo estamos despiertos para soportar alientos
recuerdos y distancias mutuas del ensimismarse
Si ya no nos divierte para qué forzarlo todo
Hay un recuerdo bendito
así sea
hagámoslo por él
dejemos a la luna aullar
y que el calendario gire su rueda cósmica
Esto del fin del mundo tiene que ser una broma
el fin está marcado justo al momento de azotar la puerta

NO PUEDE SER TAN FRANCO EL CHICOLÁSTICO ESTREMECEDOR
como la incomprensible sauriés que se repite en cada rododendro
Agitar siempre los palmareses
y el céntuple centauro seguirá royendo calaveras
sabrá decir que sí
que si le entra al encontronazo cultural en que todos acabaremos por despreciarnos
eso sí
el que no le guste puede tomar su ropa y agitar el semicírculo
qué más da
qué nos pueden importar
estos copos de nieve tan únicos
el vaso de dios
el verso de dios en dios
y en el venero supernatural
vendrá aquel cíclope a jugar con el cadáver de nuestra tristeza

No puede ser tan franco el chicolástico estremecedor
ni los tenedores que nunca
que nunca nos sorprendieron desnudos en la cama
Quédatelas
quédatelas todas
la casa vacía será nuestro amuleto
para salvarnos el uno en contra del otro

No puede ser tan franco
el chicolástico estremecedor

¿CÓMO PENSAR QUE AL DIBUJARNOS LA HONRA PERDIMOS EL FUEGO?
La situación es clara
cuando los animales bajan a beber
ellas se irán de fiesta encima de los postes

Cuando los animales se lancen al abismo
con sus aleteos multicolor
ellas cintilarán enormes y con los muslos
lustrosos los muslos de titanio y eucalipto
darán sus parabienes por pocos servicios al cuarto

No temas
el día es siempre pulcro
no tiene mucho de dónde roerle y eso es algo serio
ellas y sus terciopélicos muslos
y los rostros fatuos
que buscan encendidas lenguas

Cuando los animales digan que sí
el día tiene que estar nublado
y no hay por qué hablar de pérdidas ni de futuros inciertos
para eso quedan los caimanes
sus dientes de diamante y sus dobleces en la piel
tan largos
eso sí
no podrás volver jamás por el mismo camino sinuoso
volver siempre es y de frente
rapidito por favor
como en cualquier huída nueva

Cuando los animales enceguezcan
ellas serán canela y guía
rincón propicio
para que los aletazos apenas se escuchen detrás de las campanas
y los días permanezcan en el sudor que lo aterriza todo
así como esa gota de agua en que me pierdo
así me perdí en el recuerdo que no quiero jamás volver a ver
porque la situación es tensa
y el grito se hace mandíbula
nos morderá los vetustos corazones tan agujereados
por esas agujitas del miedo
miedo a los animales
a los tóxicos y a los barrenos que se empeñan
en colgar tus ojos por cada habitación
de este cuerpo que no para de sangrarse
así
ciegos y para siempre
ambos se buscarán de nuevo

consumatum yes

Regresar