Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año I Número X Agosto de 2013

 

Virgen de la Asunción, Patrona de la Ciudad de México

Tiene dos nombres que la identifican, pero ninguno le da personalidad propia: Ciudad de México y Distrito Federal. Aunque dicho sea de paso, el primero corresponde a una zona delimitada por la Delegación Cuauhtémoc y por partes de Venustiano Carranza y Benito Juárez, en tanto que el segundo ya identifica a toda la extensión territorial de esta gran metrópoli. Lo único cierto es que cualquiera que sea el nombre que se quiera utilizar, deja muy difícil la labor de conceder un gentilicio más o menos decente a los que habitamos en esta bella, contrastante y polifónica urbe, tanto así, que el más común y conocido es el de “Chilango”.

Y para acrecentar esto, no tenemos una fiesta, festival o celebración que de verdad se diga nuestra y que esté identificada con la idiosincrasia de los habitantes de la ciudad (si es que puede haber identidad en una metrópoli con tal diversidad cultural). Si hablamos de Guanajuato, indefectiblemente está ligado al Festival Internacional Cervantino, Guadalajara tiene la tradición de Las Fiestas de Octubre y Aguascalientes de la Feria de San Marcos, y de hecho en cualquier pueblo o barrio se celebra su fiesta patronal cada año. Sin embargo, la ciudad de México no tiene algo tan propio.

El que debería y quiso serlo, es el Festival de México en el Centro Histórico, que desde su nombre tan largo y complejo no puede ser popular. La realidad es que pocos saben que nuestra ciudad sí tiene una patrona y no es la Virgen de Guadalupe. La patrona original de nuestra ciudad es, desde la época colonial, la Virgen de la Asunción, en torno a la cual se podrían hacer celebraciones en los días previos hasta llegar al 15 de agosto, cuando se celebra.

Es por esto que en la parte superior de la Puerta del Perdón en la Catedral Metropolitana se encuentra la imagen de esta virgen, y en el altar principal del Sagrario Metropolitano también está presente. Esta virgen representa la asunción del cuerpo y alma de María al paraíso, una vez culminado su paso terrenal.

Es por esta razón que Ave Lamia dedica su número de agosto a la Virgen de la Asunción como una celebración de esta ciudad, la que es constantemente rememorada en la revista debido al origen chilango de varios colaboradores. Aquí está una celebración no oficial, que ya debería serlo, de la Ciudad de México o Distrito Federal, como más les guste llamarla.

Regresar