Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XIII Noviembre 2013

 

Editorial

Como una niña sietemesina, Ave Lamia surgió en el mes de noviembre de 2012, hace un año ya. La gestación de siete meses fue aquella revista que nos permitió ir experimentando el concepto y la forma. Nos permitió ir abriendo el espacio a más colaboradores, y por ende a más puntos de vista. La transición hacia Ave Lamia (que fue como el trabajo de parto) fue asistida desde octubre por las brujas como parteras, y en noviembre La hermanita fue la madrina de la recién nacida. Doce meses de trabajo duro por tener a tiempo cada edición, de pestañas quemadas, corazones rotos y creatividad exprimida por parte de nuestros colaboradores, que fueron el calostro de la revista y ahora son el alimento que le ha permitido crecer.

Con este nombre que juega entre el misticismo y lo profano, pero sobre todo con el matriarcado impertérrito dentro de una sociedad machista, se presentó el número uno de la revista. A esas alturas del proyecto ya se requería un nombre más desafiante y más fuerte, por eso tras deliberaciones y nombres desechados por diversas causas, terminó por convencernos el influjo de una lamia aparecida en las inmediaciones de la Colonia Moctezuma y el Peñón de los Baños, pero esto lo contamos con más detalle en otro texto de este número. Al final, Ave Lamia nos liberó de los malos influjos, para dejar un equipo compacto pero que trabajaba en una misma dirección.

Por supuesto que recuerdo aquel noviembre en que las páginas fueron colmadas de creatividad con trabajos de Leticia Vázquez, Adán Echeverría, José Antonio Mojica y Mario Bravo, junto con Luciano Pérez y yo. La lista se fue incrementando al paso del tiempo y hoy contamos con una veintena de colaboradores.

Gracias por supuesto a nuestro Consejo Editorial integrado por los maestros Agustín Cadena (quien merece un agradecimiento muy especial por su entusiasmo y comprensión) y Alejandro Pérez Cruz, así como Alejandra Silva, Fabián Guerrero y Fernando Medina Hernández. Y de manera sobresaliente a nuestro Web Master Gabriel Rojas, sin cuyo talento cibernético, este proyecto estaría en el limbo.

Y obviamente a todos los que además de los mencionados han llenado de palabra precisa e imágenes preciosas nuestras páginas: Adolfo Ramírez, Adriana González López, Alex Sanciprián, Ángeles Camacho, Beatriz Carrillo, Circe Moriel, Claudia Contreras, Enrique Soria, Fabián Guerrero, José Antonio Mojica, Juvenal García, María Elena Méndez Gaona, Macarena Huicochea, Mar Vega, Marco Antonio Lupián, Norma Elsa Pérez, Patricia Barrera Mora, Ricardo Bernal, Rodrigo de la Serna, Silvia Gaona Moreno y Timo Viejo.

Y de parte de todos los arriba mencionados, el agradecimiento a los lectores que son al final la razón de ser de esta revista que aún tiene demasiados proyectos y por tal razón ya está planeando desde ahora su segundo aniversario.
Ave Lamia desde su origen fue acusada de pretensiosa y por supuesto se declara culpable ante el fiscal, ya que su pretensión la hará llegar muy alto y muy lejos. Que el jurado entonces dicte entonces su sentencia.
A un año del nacimiento, Ave Lamia rinde su informe: Todo está bien e irá mejor, y no requiero firmarlo ante notario. Que Satán reparta suerte y va por ustedes, los lectores.

José Luis Barrera

Regresar