Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XIIII Diciembre 2013

 

Editorial

Nada habrá cambiado en lo fundamental en diciembre de 2013: Llegarán los buenos deseos reeditados y los propósitos de año nuevo con pronta fecha de caducidad. Los sueños seguirán patrocinando porvenires y con ellos llegaremos al brindis familiar, en donde doce cabalísticas uvas serán de nueva cuenta el reto ante cada campanada del reloj. Será, como todos los años, el mes de la lágrima fácil, de los recuentos personales y colectivos, en donde la fiesta será la contracara de los muchos agobios.

No habrá suficientes fantasmas marxistas para todos los Ebenezer Scrooge que andan rondando por el mundo, luego entonces el lumpen seguirá siendo el lumpen. Y después de un año casi tan aciago como el de Antonio Ricci, terminaré con mi familia, brindando como los seis alegres bohemios por “un año que amarguras dejó en todos los pechos”.

La consecuencia nada lógica del feliz año nuevo tendrá las mismas interrogantes del que pasó a ser ya el viejo. Entonces seguirán ganando batallas las cúpulas de poder y abajo seguiremos con el puño amenazante que no alcanzará a tocarlos, la grave impotencia seguirá siendo el precursor de la socarrona realidad alterna: de la burla mordaz, del ingenio sarcástico, de la risa ácida y autocompasiva. Los otros, los que felices (o seudo felices) aceptarán su lasciva condena, con otra realidad alterna dictada desde el poder con sus televisores de Troya, quienes harán pasar por héroes a once millonarios de pantaloncillo corto y por delincuentes a los que se atreven a protestar. Ahí estará la lobotomía tecnológica con su Televisa y TV Azteca, sus ipod, iphone y redes sociales tan mal usadas.

En tanto que nosotros, durante este año celebramos a Wagner a Verdi y a la beatlemanía, y estuvimos al tanto de diversos hechos culturales: de la inauguración del Auditorio “Divino Narciso” de la Universidad del Claustro de Sor Juana; del deslactosado 29 Festival de México en el Centro Histórico, de las exposiciones “Arena México 80 años de lucha continua” y “La Esmeralda 70 años”, así como del 41 Festival Internacional Cervantino y el IX Encuentro de Cronistas del Distrito Federal y Zonas Conurbadas.

Además aquí el recuento del año tiene que pasar por la labor de los autores de Ave Lamia, quienes en verso o en prosa, con trabajos de amor, rencor, terror o de erotismo encontraron el motor que mueve a la inteligencia. Las palabras y las imágenes de ellos habrán sido precisas en tanto que hayan servido a alguien de fuga, de encuentro con las salvedades de la vida, tantas veces cabrona y en otras, para ser preciso, gentil.

En fin, nada habrá cambiado en lo fundamental en diciembre de 2013, por eso este terco batallón de artistas que no intentan cambiar el mundo sino retratarlo, recreando sus vicios y virtudes con palabras e imágenes en busca de un buen hostal en donde pasar la noche: el intelecto.

Y para no ser demasiado iconoclastas ni antisociales, Ave Lamia les desea a artistas y lectores una Feliz Navidad y Año Nuevo (la felicitación es responsabilidad de Ave Lamia, el uso y la cantidad es responsabilidad de usted).
José Luis Barrera Mora
Director.

Regresar