Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XIIII Diciembre 2013

 

En el sendero del lobo
Enrique Soria


Luces de ciudad
A contrasentido
Iluminan al yo mismo
que voy
dejando
atrás


Sombras desgajando el día
Desde las seis
Sobre las calles oscuras
Un murmullo lejano
De multitud
Y sobre mí
El silencio
La rotunda sensación
De estar perdido
En un lugar
Que desconozco
Como a mí
Cigarro tras cigarro
Se incinera la tarde
Lentamente
Sobre aquellos

Que
Insensatos
Van jugándose la suerte
Por alguna mentira
Miradas perdidas
Buscan en la sombra
Compañía para hoy
El enjambre
de letreros
luminosos
Se ha encendido
Y con la mira puesta
En algún amanecer incontrolado
Llueve noche y llueve luna
Sobre los sueños amorosos
No cumplidos
Mientras tanto
El lobo
Se levanta
Y despereza
Lentamente
En



Algún rostro
Conocido
Una sonrisa
Nada llega
En el momento
Requerido
Ella lo sabe
Y busca la ocasión
Para ocupar
El estelar
De alguna historia
Yo la pedí
Así
Su indefenso paso
Sobre la avenida
Y la fragilidad
De su misterio

Así
Perdida en el bosque
Nebuloso
De mi incandescencia
Ahí
Donde sólo
La penumbra
Es de verdad


En el sendero
Donde el lobo habita
Camuflageado en la nostalgia
Y resintiendo
La ausencia
De lo perdido
La liviandad se esconde
Bajo sus mil caras
Incendiarias pasiones
Transitando la avenida
Te persiguen
A más dulce
La lengua
Más hirientes
Los colmillos
Más filosos
La noche asalta
Desde rincones baldíos
Donde reina
El agresor
De la inocencia

Regresar