Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XV Enero 2014

 

Editorial

2014 llega lleno de promesas e inquietudes. Una vez transcurrido el año 2013, el de la mala suerte, podemos respirar y ver hacia adelante. ¿El buen fin, el fin del mundo, el Apocalipsis, el Armagedón?

¡Que vengan, si se puede juntos, que a los cuatro podemos enfrentarlos! Ave Lamia no es supersticiosa ni prejuiciosa (aunque respeta a los gatos negros y a los espejos rotos), y abre enero con un personaje excéntrico llamado Diablo, el cual gobierna el mundo, de acuerdo a lo que proclama cierta secta de fanáticos, desde hace exactamente cien años. Presentan como prueba de ello el que en ese año, 1914, se inició la Primera Guerra Mundial (también la recordaremos en un número a mediados de año, pero en un contexto diferente), ni más ni menos que provocada por este curioso ser. Pobre diablo, o diablo rico, todos tenemos algo que ver con él, más o menos y casi siempre.

A lo largo del año celebraremos a diversas personalidades, muy en especial a tres, pues entran en la calidad de centenario. Se cumple un siglo de que nacieron Octavio Paz, María Féliz y Julio Cortázar; los tres dieron mucho de qué hablar en el siglo veinte, y su influencia persiste hasta nuestros días. Cortázar fue quizá el más entrañable de todos los autores del boom latinoamericano; sus cuentos y novelas se siguen leyendo con agrado, y es posible que los jóvenes siguen aprendiendo en ellos los trucos y las mañas que los ya mayores aprendimos ahí.
Hablar de Paz y de la Félix es difícil, nunca se sabe cómo se va a tomar lo que diga uno de ellos, porque siempre habrá una fuerte reacción ya sea a favor o en contra de ambos personajes. La aportación de los dos a la cultura mexicana es innegable, el primero en la literatura y la segunda en el cine. Sus maneras de ser y actuar magnéticas e hipnotizantes siguen solazando o perturbando a muchos. Cabe reconocer que ni las letras ni el cine de nuestro país son comprensibles sin Paz, para las primeras, y sin la Félix, para el segundo. Sus admiradores se cuentan por miles, y sus detractores también. O gustan, o hacen enojar, no hay término medio. Ave Lamia los recordará, con la idea de entender tanto la devoción como el rechazo que provocan. Y también recordaremos los centenarios de otros dos escritores mexicanos, Efraín Huerta y José Revueltas, notable poeta el primero y gran narrador el segundo.

Son ya cincuenta años del estreno de la primera película de The Beatles, A hard day's night, y por primera vez pudimos admirar en pantalla grande a nuestros músicos favoritos, interpretándose ellos a sí mismos en escenas inolvidables y deleitables canciones. A la par apareció un disco bajo el mismo título, que es el de la canción, una de las más exitosas del grupo. Quien no vio en ese entonces la película ni oyó el disco, no sabe de lo que se perdió. Nunca hubo otro tiempo así, tan lleno de agradable locura y sabroso desenfreno. Ser adolescente en ese entonces fue un regalo que les fue ofrecido por la vida a muchos, los cuales ya se han ido muriendo, y cada año nos vamos enterando de los viejos fan beatles que desaparecen uno tras de otro. Ya nos llegará también la hora.

A lo largo del año rememoraremos otros sucesos, como la primera aparición hace cincuenta años por televisión de programas que siguen estando presentes en el recuerdo de todos, como La Familia Addams, los Munster, Hechizada, y tantos otros más. Y la muerte del héroe guerrillero Lucio Cabañas en 1974; y el nacimiento del Pato Donald (no Pascual) en 1934; Kurt Cobain, que hizo del grupo Nirvana uno de los más influyentes de fines del siglo pasado, se suicidó hace veinte años; Salvador Dalí cumple 110 años de su nacimiento... Y por supuesto, estaremos llenos de poemas, de narraciones, de crónicas, y de obras plásticas, que son quienes hacen más grata la vida. Suerte pues a todos en este 2014, que hace cincuenta años parecía más propio de la Ciencia Ficción; para hoy ya estaríamos colonizando Venus y Marte. Pero a duras penas todavía estamos en Coacalco y en Ixtapaluca.
Luciano Pérez

Regresar