Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XIX Mayo 2014

 

Dolor fantasma
(tres poemas)
Enrique Soria


VI
Prendido
En el árbol genealógico
De mis debilidades;
Regresando
A mi más primitiva pertenencia,
Ahí donde mi prehistoria amorosa
Le escribía versos rupestres
A un rostro pálido
De maestra
Ahí donde james dean huía de casa
Y mercury mataba a un hombre;
Donde bécquer esperaba en su balcón
Oscuras golondrinas
Y soñó remedios varo soñaba algún edén...
Donde cantaba dylan,
Donde predicaba el che...
Ahí,
Donde se queda todo lo que amo,
Bien adentro de mí,
Tu nombre ya existía,
Aguardando en la antesala de mi historia
Que yo lo pronunciara al encontrarte.


VII
Supe de ti lo necesario,
Creí haberlo entendido.
Creí saber lo que decías entre líneas,
Lo que querías de mí.
Y rendidos los dos
Ante la casualidad
Nos dedicamos a crear
Entre los dos un entorno similar
A nuestros sueños...
Rebasamos cada frontera
Y diariamente muriendo,
Nos desvaneció la incertidumbre.
Ignorar
Si habría otras tardes
Entre los dos
Pero desearlo...
Mi retina se estiró
Por tus cañadas
Hasta recorrer cada río
De tu inaugurada geografía.
Luego se detuvo
Donde no quedaba más remedio
Que despeñarme en el cañón de tu futuro.
Entonces nos miramos
Silenciosos y abatidos,
Como si nos estorbaran
Todos los años
Que pasamos separados
El silencio nos dio entonces
Un severo golpe de melancolía
Tanto nos quisimos evadir uno del otro
Que el silencio nos unió mas fuerte
De lejos
Que la cercanía

VIII
Te imaginé rasgándome,
Quebrando mi futuro,
Llenándote de mí el pecho.
Derrumbando mis dioses
Con el acero imprevisible de tus ojos.
Te imaginé entera,
Insofocable,
Ensordeciendo para mí
El ruido de la calle con tu aliento,
Ensordeciendo el presente,
Ensordeciendo la memoria.
Te imaginé,
Con tus labios derramándose en mi beso,
Desnuda y anunciando
Tu estallido a la intemperie.
Te imaginé
Rodeando con tus muslos mi penumbra,
Desgajando el miedo
Y la impaciencia.
Te imaginé siempre
Conmigo y como eras,
Exactamente como te sentí, como te tuve,
Exactamente donde estabas,
Pero eterna.

Regresar