Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año II Número XXIII Septiembre 2014

 

Cinco poemas
(de Desnuda la piel)
Claudia Contreras

Días

De esos,
en que la carne es leña viva
y el deseo vuelo
la mirada un dedo penetrante
la lengua una mano desnuda.
De esos,
en que podría consumir
humedades sin medida
y caricia con rabia desatada.
De esos en que ser,
es un nosotros
dos en arrebatado baile.

 

Escarcha

Consumidos escarbamos
escarcha
aromática melancolía
mi centauro favorito
olisqueando hambriento
hierba de mi sexo vivo.

 

Saeta

Quiero resucitar
el tiempo perdido,
palabras nonatas,
emoción amordazada.
Añoro
perfumar suspiros,
transpirar la espera,
vida incertidumbre.
Ruego
saeta suave
que apacigüe la nostalgia
de ti.

 

Ahora o nunca

Porque tu presencia en el mundo redime mi
[primitiva soledad
Porque puedo restaurar semejanzas y disolverlas
[nuevamente
Porque puedo respirar un paisaje diferente
Porque mis sueños amanecen en tu voz
Porque te pienso y digo sí
Porque mi melancolía es paloma entre tus dedos
Porque mi no, es sólo un espejo, triste desesperanza
Porque sé que somos un hasta siempre incluso
[sobre nuestra cordura
Porque es ahora o nunca.

 

Ulises redimido

No rompas cimientos,
desconsuelo de hadas,
comerse de a poco,
no,
no quiero ser arena movediza
y luego volcán,
seamos mutuos
exploradores,
recién nacidos,
sol a sol nuevos.
No un nudo en la garganta,
mejor un brillo cómplice.
Deléitame, sé mi arpa incitadora,
no desentones,
cree,
en cada línea
escribe nuestra epopeya.
Ulises redimido.

Regresar