Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXVI Diciembre 2014

 

En el sendero del lobo III
Enrique Soria

¿Quién detendrá
este instinto
esta soledad invertida
en pelaje marrón
y seducción artera?
desnudez
de arranques escondidos
en apariencia humana
que
buscando consuelo
recorren el abismo
de las avenidas
necedad austera
que cuando el brillo
de la luz artificial
se diluye lentamente
entre los ojos verdes
de la fiera
se convierte en obsesión
necesidad de saber
que aun lobo
puede ser amado
un instante
por una presa
solitaria
protagonista inverso
de la historia
en vano intento
de ser virtuoso
al menos hoy
aprovecha el desconcierto
para equilibrar
sus desengaños
antes de amanecer
desnudo
y desamparado por completo
en algún rincón
de la mañana

Hansel y Gretel
te lo explicarían mejor
la fatalidad es placentera
sueños se derrumban
mientras la escena
se repite
dos miradas
extraviadas
que se encuentran
estrellas blancas y rojas
se derraman esta vez
sobre tu pelo
ay de ti
tan bella
tomo rumbo
hacia el lugar
donde te encuentras
busco el modo
y la palabra
me preparo cuidadoso
como no sea para siempre
no me importa
transformarme
en lo que quieras
me regalas entonces
tu sonrisa
ya
eres
mía
por
hoy
y condicioné mi respuesta
para que me creas
que también
soy tuyo
cuando ni siquiera
a mí
me pertenezco
alguien más que no conoces
nos hizo suyos
a los dos
tu problema
a esta hora
es pensar
que llegará
una siguiente vez
pero no está en nuestras manos
el final de la historia
porque ni el principio
lo pudimos
evitar


¿Qué hacer con tu beso ahora?
la fiera se acerca
susurrándote
al oído
algún poema
palabras de amor
barrocas
preparan con la lengua
el corazón
que oprimirá el colmillo
hasta el desgarre
antes amoroso
la inercia
convierte en predador
al pretendiente
¿quién detendrá el ataque
niña
si tú misma
te deleitas de ser presa?
la bala de plata
fuera de tu alcance
y el cuello desnudo
que se ofrece
al besomordida
de estas fauces pretenciosas
suplicamos
toda una vida
por ser
parte de una historia
y cuando tienes el papel
ya no lo dejas
en el fondo
deseabas esta herida
sangrar un poco
por el alma
provocando

el ataque
duerme
las hadas no vendrán
y el lobo
sabe bien tu nombre
y cómo decirlo
al decirlo
bajo sábanas
cualquier cosa
que pretendas
será en vano
aun luciendo
ilesa
la parte más limpia de ti
quedará
permanentemente marcada
por la luna llena

Regresar