Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXVI Diciembre 2014

 

III. ¡Fuera!
Adán Echeverría

La única sabiduría que podemos esperar adquirir
es la sabiduría de la humildad
T.S. Eliot

SÓLO TE QUEDA NEGARME
Negar cada palabra que te dije en el columpio
Hazte a un lado padre que tengo que salir con la esperanza entre las muelas
Hazte a un lado padre que la noche no me deja sus nostalgias
Hazte a un lado que quiero cabalgar toda la noche
Perseguir a la certeza de los árboles
a la tristeza de los campos
Recorrer cada rincón de las ciudades

Ya se han alejado los parques
me ha crecido la barba y en el espejo sólo recuerdo tus canas
y en cada segundo armado de cianuro
voy con el cuerpo dorado para equilibrar los traumas

Que de aquellas tradiciones que nos regalamos
los domingos siempre a misa y las salidas hacia la naturaleza

Qué nos queda de toda esa miseria
Tu mirada de sapo que ahora se disuelve
Tu mirada de sabio
que no puede desvestirse los lunares


TE CRECEN LAS PECAS MADRE MÍA
Y ese tu kilaje de grasa ya no te suelta la rienda de las emociones
Hemos podido beber frente a ti
Fumar frente a ti
y de tu miseria se escapan los recuerdos
Porque alguna vez tus manos me lavaban
ahora vienen manos nuevas a lavarme el miembro
a llenarme los espacios
vienen ellas a habitarme

DÉJAME CRECER
Cierto es que las noches de enfermedad las pasabas a mi lado
las noches de castigo siempre entrabas de puntitas y me cubrías con las sábanas
Cierto es que ponías tu brazo alrededor de mi cuello cuando más necesitaba
Déjame crecer
No puedo ser tu hijito cabizbajo que siempre se metió bajo tus faldas
No puedo ser el niño débil que anunció sus calificaciones risueño
o te recitaba poemas en cada homenaje
Mi cara de cristal
Mi chopo de agua
Mi alto reflector que siempre se dispara

Estoy detenido en espera que tu brazo me deje crecer las plumas
para llevarme a nadar a los estanques

Déjame crecer el nombre
Las manos El cabello
La barba

Déjame sentarme lejos
en aquella colina donde tu voz permanezca acá
dentro de mi corazón

Regresar