Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXVI Diciembre 2014

 

The Inmortal Inc. 2014
Tinta Rápida

Para muchos que nos hicimos adictos a los covers de la banda Inmortal Inc., hace algunos años, en el siempre querido y recordado Café de Noche, saber que la banda volvía de nuevo al escenario nos llenó de contento.

La cita fue en la noche del 17 de octubre, lluviosa como ya es muy frecuente en el otoño chilango, en el Planet Café, en el número 18 de la calle Emilio Carranza, en la primera sección de la Colonia Moctezuma (ahí en la famosa y tradicional zona de la birria de la Moctezuma).

Oscar (Jaco), Christian y Rigo, nos dieron una buena velada de rolas en español y en inglés, que nos hicieron viajar en el tiempo y sobre todo en el recuerdo. Las melodías rebotaban de lleno en la memoria y debajo del puente del distribuidor vial, se escuchó correr una historia musical.

Cabe mencionar que algunas semanas atrás, en el mismo infausto lugar, reunidos dos viejos amigos: uno guitarrista, tecladista y vocalista; y el otro baterista, se reunían después de muchos años, dejando en el ambiente el recuerdo de The Inmortal Inc. Jaco y Christian, músicos de gran calidad, semanas después nos daban la sorpresa de la nueva versión de la querida banda, ahora con la participación en el bajo de Rigo, otro viejo conocido.

Lo lamentable del asunto es el lugar, ya que en The Planet Café no entienden muy bien la labor de los artistas, aunque su mayor éxito es la presentación de éstos en ese sitio. Desde el primer encuentro (antes mencionado) con estos artistas bajo el singular nombre de Esmegma, la encargada me mencionó que no podía atenderme porque era un evento privado, puesto que estaba anunciado al público, y que había cobro de “cover”; mismo que posteriormente ya no quería cobrarme al enterarse que era invitado de los artistas.

Debo decir que, en primer lugar, este no era un evento privado y que de lo recaudado en el cover es de lo que viven los artistas, así que limitar el acceso es limitar el ingreso económico de los artistas, amén de tomarse la atribución de no cobrar el “cover”, como cortesía de la casa.

Para colmo en la presentación de Inmortal Inc., tal vez molestos por mi señalamiento de la primera vez, en ningún momento se dignaron a ofrecerme la carta durante la noche, por lo que tuve que recurrir a la famosa birria de la zona. Y debo decir que la decepcionante atención y la falta de respeto a los artistas pone de manifiesto su creencia de que la música es sólo de relleno. Ojalá Inmortal Inc., no vuelva a presentarse en un lugar en el que además, el pasado 17 de octubre los pusieron como abridores de una banda que desde lejos se escuchaba bastante deficiente.

Pero dejando de lado esta lamentable situación, me quedo con la música emitida en esa noche, y que dejó satisfecha la audiencia. Me quedo con la esperanza de que haya Inmortal Inc. para rato, y que su música siga sonando en las cafeterías, bares, billares y demás sitios en que solían presentarse. Me quedo con la amistad y los recuerdos de un tiempo no muy lejano que ya huele a nostalgia.

En fin, en esta atípica noche lluviosa de otoño, me quedo con Inmortal Inc.

Regresar