Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXVII Enero 2015

 

Editorial diciembre 2015

¿No hay quince malo?
¡Es ya el año quince del siglo veintiuno!

A estas alturas ya no habrá fin del mundo, y es bueno considerar que algunos expertos han evaluado que este acontecimiento sucedió ya hace mucho tiempo, tanto que ya no nos acordamos o no nos hemos percatado, o, como suele ocurrir en estos tiempos de la comunicación rápida y eficaz, no se nos ha informado todavía.

En lo que se nos entera de esta situación, celebremos que ya llevamos tres lustros de esta centuria.

¿O ni hay para qué celebrarlo? Bueno, los problemas nacionales e internacionales siguen siendo muchos, como siempre, pero ahora en México se han incrementado en el 2014, y hay quien espera que, ahora sí, llegue la revolución para que se nos haga justicia a quienes no se nos ha dado nada de ésta.

Sin embargo, en lo que llega eso, si es que llega, nuestra revista entra a otro año, con el deseo de que los dioses regresen del abandono en que nos han tenido desde mucho tiempo atrás.

Porque Dios no hay, o acaso lo hubo, pero los dioses ahí están, desentendidos de nosotros, siempre implacables en contra nuestra, aunque de repente nos conceden alguna gracia.

Y como Ave Lamia lleva en su nombre el recuerdo de una de esas deidades, la monstruo ávida de sangre, queremos que esté con nosotros durante otro año más, doce meses donde habrá diversas celebraciones. Como los centenarios de Tin Tan, Gabriel Vargas y Porfirio Díaz. Como los cincuenta años de la película HELP de los Beatles, y de la invasión de los OVNIS a Mexicópolis.

Y algo de excelencia: los cien años de la publicación de un cuento fundamental para la vida de cada de uno de nosotros: “La Metamorfosis” de Franz Kafka.

Entre otros acontecimientos, que sería muy largo enumerar aquí.

Y seguiremos ofreciendo, por supuesto, un espacio para todas las manifestaciones artísticas e intelectuales. Por lo tanto, ¡no hay quince malo! Y que no los anden asustando, ¡el mundo no se acaba! Todavía.

Loki Petersen

Regresar