Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXVIII Febrero 2015

 

Malcolm X (1925 – 1965)
Tinta Rápida

Malcolm X decía: “Si no defiendes algo, morirás por nada”, y el 21 de febrero de 1965, a los 39 años de edad, murió acribillado con 16 impactos de bala.

Se dice que cuando el activista afroamericano comenzó a hablar en una reunión de la Organización de la Unidad Afro-Americana, un hombre (posteriormente identificado como Wilbur McKinley) creó un alboroto al gritar:”¡Negro!, quita las manos de mi bolsillo”, con lo cual los guaruras de Malcolm fueron a ver qué pasaba, mientras un hombre le disparaba en el pecho con una escopeta recortada, y luego junto con otras 2 personas le dieron los 16 impactos que reportó el forense.

Un hecho que generó mucho disgusto entre los afroamericanos de Estados Unidos, entre ellos Martin Luther King (a quien le esperaría un destino similar 3 años después) el cual mandó un telegrama a Betty Shabazz, la esposa de Malcolm, expresando su tristeza y rabia por lo que consideraba “el sorprendente y trágico asesinato de su homólogo”.

Nacido en Omaha, Nebraska, el 19 de mayo de 1925 bajo el nombre de Malcolm Little, quien después de desempeñar varios empleos, entre ellos de limpiabotas en una discoteca de Lindy Hop, en donde se decía que le llegó a lustrar los zapatos a Duke Ellington y otros notables músicos afroamericanos; al poco tiempo se involucró con el narcotráfico en Harlem, por lo cual fue encarcelado el 27 de febrero de 1943 en Massachusetts.

Fueron tres años que le cambiaron la vida. En la cárcel, Malcolm conoció a un hombre educado por sus propios medios llamado John Elton Bembry (mencionado como "Bimbi" en la autobiografía de Malcolm X), quien lo convenció para educarse a sí mismo, desarrollando en Malcolm un apetito voraz por la lectura, leyendo la mayor parte de las ocasiones después de que las luces de la prisión se apagaran.

En 1948, su hermano pequeño Philbert le escribió hablándole sobre la Nación del Islam. Malcolm no estaba interesado en unirse hasta que su hermano Reginald le escribió una carta en la que le decía: "Malcolm, no comas más carne de cerdo ni fumes más tabaco.

Te mostraré cómo salir de la cárcel". Durante el resto de su condena, Malcolm mantuvo correspondencia regular con Elijah Muhammad, líder de los musulmanes negros y al salir de la prisión, ya en 1952 visitó al propio Elijah, quien lo nombra como portavoz nacional del movimiento, y cambia su apellido por la “X”, su apellido verdadero de origen africano el cual “es desconocido y fue sustituido en su tiempo por el de un esclavista blanco norteamericano”.

Con el tiempo, hubo muchas tensiones entre Malcolm y Muhammad, lo que trajo como consecuencia la salida de aquél de la organización, en marzo de 1964, lo cual no obstó para que Malcolm continuara con su actividad pública en defensa de los Derecho Civiles de la Población Negra, y tampoco abandonó la religión islámica.

Poco menos de un año después, el 21 de febrero de 1965, en el Audubon Ballroom de Manhattan, Thomas Hagan, Norman 3X Butler, y Thomas 15X Johnson, junto con otros miembros de la Nación del Islam no identificados ultimaron de manera brutal al activista, orador y ministro religioso Malcolm X.

Malcolm X ya sabía lo que podría sobrevenirse a su salida de la Nación del Islam, tanto que dijo “vivo como un hombre muerto”, ante tantas amenazas de muerte por parte de la organización.

Sus métodos no fueron muy bien recibidos por todos, pero su lucha fue sin duda muy honesta y decidida, no daba ninguna concesión cuando se trataba de defender a la población negra de los Estados Unidos.

Su muerte fue un duro golpe para el movimiento afroamericano, el cual junto con la posterior (1968) de Martin Luther King, hizo que la rabia y la impotencia se esparciera fuertemente en la comunidad internacional.

Regresar