Ave Lamia Revista Cultural

Reserva de Derechos 04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXIX Marzo 2015

 

Una ciudad es un reflujo
Neiffe Peña

Una ciudad es un reflujo de tu propia esperanza,
una isla oscura de torres ajenas y calles humanas.
En ella te habitas colgando tus rostros,
tendedero deshelado tras un cuarto de fondo.

Mañana vuelta un sudario de vitrinas,
la diastólica habitante que subyace en tu memoria
caminará a tientas por las hojas del parque,
y entre los novios y policías
como ánima en pena que recorre los salones sobre los costados sordos
de los espacios no vividos verás tu sacrificio;

porque la ciudad se convirtió de pronto en tu tatuaje,
en tu camino,
en tu sepultura.

Mega sabandija de concreto que come asfalto a media noche
Y palpita con el diesel y los excrementos.

La ciudad-trampa,
colcha,
perdida,
letrina.

Laberinto de mil funciones,
nido de puertas,
infierno de balcones
y de microbios que te enferman y te matan.

La ciudad existe debajo de tu miedo,
irracional memoria de saberte solo,
a pesar de las luces de neón,
la botella
y aquella piel que se duerme en tus manos…

en una cueva de “La Merced”
“Sabana Grande” “Soho” “Lava Pie”.

Ciudad de México, periodo dos mil.

Regresar