Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXI Mayo 2015

 

Editorial

Mayo es el mes de María y lo es también de las madres. No era así para Ovidio, quien en su libro de los Fastos da tres alternativas sobre el origen del nombre romano de este mes.

Una, que viene de que se rendía culto a la maiestas (la majestad) de los dioses que crearon todas las cosas; otra, que fue así porque en este mes se celebra a los maiores (a los mayores), es decir, a la gente mayor (mientras que en junio se celebra a los iuniores, a la gente joven o juniors, sin el sentido negativo que esta expresión tiene en México); y la tercera, que se conmemoraba a la madre del dios Mercurio, a Maia o Maya.

Aceptemos las tres opciones, y también las dos primeras que mencionamos al principio, que todo quepa en mayo, cuando las lluvias primaverales se prodigan (aunque esto ya desde marzo, lo cual no ocurría antes) y anuncia la próxima llegada del verano.

Que la Virgen María y las madres nos sean benéficas, y ya no nos abandonen tanto, pues si bien es cierto que nos portamos mal, nunca es porque lo queramos, a veces la situación nos lleva a ello.

Pero ellas habrán de entenderlo y entendernos, y darnos la bendición al hijo pródigo y rebelde que siempre hemos sido.

Ave Lamia celebra el centenario del hombre que, en cierto Halloween de 1938, anunció la invasión de los marcianos a la Tierra, Orson Welles, un genio al que se le apreció poco (los americanos nunca lo quisieron, lo sentían diferente a ellos, pues nunca sabían qué esperar de él).

Y aprovechemos este editorial para solidarizarnos con la periodista Carmen Aristégui, despedida de su trabajo por decir la verdad, dado que nosotros también somos periodistas, así sea culturales, y corremos también el riesgo.

Cuando decir las cosas tal como son resulta peligroso, significa que algo anda mal en nuestro país y en el mundo. No permitamos que no se nos deje expresar lo que vemos y lo que pensamos, así los de arriba se enojen y nos despidan a todos.

Tendrán que despedir entonces a la nación entera. Los de abajo contra los de arriba. ¿Qué ha cambiado desde Porfirio Díaz?

Loki Petersen

Regresar