Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXI Mayo 2015

 

La chamacona Ellie May (1933-2015)
Loki Petersen

Ya hace muchos años que no veo televisión, décadas enteras, de modo que me siento obligado a permanecer en silencio cuando mis amigos y amigas platican acerca de los actuales programas (“La ley y el orden”, “Doctor House”, “Juego de tronos” y otros más), de los que no sé absolutamente nada. Todo ello como contraste de cuando, en mi lejana infancia, veía prácticamente TODO lo que pasaba en la TV, horas y horas, si bien es cierto que no era tan difícil pues no había tantos canales.

Era la década de los años sesenta del siglo veinte, y un diluvio de series muy divertidas llegaba desde los Estados Unidos para impactar mi joven mente. Ya he platicado alguna vez en esta revista la influencia que me dejaron las familias Addams y Munster, así como la bruja Samantha y la joven Patty Duke. Y hubo muchos otros personajes, y uno de ellos acaba de morir en enero de este 2015.

Un personaje menor, ciertamente, pero para mí, que ya no veo televisión, todo cuanto se relaciona con las series de aquellos años me conmueve. Se murió la chamacona Ellie May, de la serie “The Beverly Hillbillies”, conocida en México como “Los Beverly Ricos”, que no da idea del nombre original.

Una familia de montañeses, los Clampett, gente muy pobre, encuentra petróleo en su granja y de la noche a la mañana se hacen ricos, así que dejan sus montañas de Oklahoma o Arkansas, y se van al exclusivo Beverly Hills de Los Ángeles, donde sólo vive gente exclusiva y millonaria.

Otra variante del sueño americano, la de hacerse rico de milagro, y disfrutar de las riquezas así éstas no provengan del trabajo.

Con todo y abuela latosa portando escopeta llegan los Clampett a California, sólo que aquí viven como si todavía estuvieran en su tierra, sin cambiar de ropas ni de costumbres y hablando su ininteligible dialecto, todo lo cual provoca que sus vecinos de clase alta los vean con horror. Y ahí está Ellie May, la hija de la familia, encarnada por la actriz Donna Douglas. Ella nació en Louisiana en 1933, llegó a ser Miss Nueva Orleans, y un productor la vio y se la llevó a Nueva York.

Después de trabajar en pequeños papeles en diversas series de TV y películas, apareció en los Beverly, programa que duró de 1962 a 1971, y donde destacó como la chamacona a quien todos quieren “echarse”, ingenua y de formas atractivas. Al concluir la serie (se casó con el director de la misma), grabó música country, y luego, como suele pasar entre muchas estadounidenses cuando llegan a viejas, se dedicó a la religión, escribiendo libros para niños con temas bíblicos, que afortunadamente no conocemos. Nos quedamos con la imagen de la chica de buen ver y habla campirana, que llamaba la atención por su suculenta figura.

Regresar