Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXI Mayo 2015

 

Los de Abajo de Mariano Azuela
José Luis Barrera

La carta que le escribe Luis Cervantes, conocido por la gente de Demetrio Macías como “El Curro”, a Venancio, desde El Paso, Texas, está fechada en mayo 16 de 1915. En este año es cuando Mariano Azuela publica en fascículos dentro del periódico El Paso del Norte, una novela trascendental para entender desde adentro la Revolución Mexicana: Los de Abajo. Una novela que describe perfectamente la vida de los guerrilleros, ya que él se unió a las fuerzas revolucionarias de Julián Medina como médico militar, y vivió en carne propia este movimiento armado tan emblemático y tan manoseado para nuestro país.

Un movimiento armado que nació del hartazgo del pueblo hacia el otrora héroe, Porfirio Díaz, y que terminó siendo el peor dictador de la historia mexicana (peor como individuo y no como dictadura institucionalizada).

La novela nos cuenta de Demetrio Macías, un campesino que vive en las cercanías de Juchipila, Zacatecas, y que se convierte en villista debido a un conflicto con un cacique, más que por sus ideales políticos, que va creciendo en popularidad por su buen tino con la pistola y por su valentía, lo que le va sumando simpatizantes que se unen a la lucha, formando una pequeña guerrilla que gana popularidad por sus batallas ganadas, y por las cuales el propio Macías se autonombra General.

Una vez llegando a Fresnillo, Zacatecas, después de haber tenido una sonada victoria contra los federales, se unen con el General Pánfilo Natera con el fin de tomar Zacatecas, último reducto huertista. Los dos grupos villistas reunidos logran vencer de manera notable a los federales apostados en esta ciudad y de ahí se van al pueblo de Moyahua, en donde Demetrio Macías decide tomarse venganza del cacique con que inicialmente tuvo la confrontación, quemándole su casa y huyendo a Tepatitlán, Jalisco.

En la novela se entrelazan personajes típicos de esta parte de la historia de México: El sanguinario y desenfrenado güero Margarito, la ventajosa “pintada” y la sumisa Camila, que se conforma con su destino al ser engañada por Cervantes y ultrajada por Macías, pero termina por “tomarle voluntad”.

El personaje que rompe con la idea romántica de la Revolución es justamente Luis Cervantes, quien comparte con el autor el ser médico y unirse a la causa villista. Este personaje de clase media, pronto se da cuenta de lo improvisado de la guerrilla de Macías y de la poca idea que tenían del porqué de su lucha, sacando provecho de su condición de revolucionarios tan sólo en el momento y no para sus vidas futuras.

Es justamente Luis Cervantes, el que saca mayor ventaja de la Revolución, saliéndose de ella cuando ve que es una lucha que no lleva a ningún lado. Y en la carta fechada el 16 de mayo de 1915, dirigida a Venancio contándole su condición de empresario, demuestra que los que mejor salieron librados de la lucha armada, no necesariamente son “Los de abajo”, sino los de arriba.

Regresar