Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXI Mayo 2015

 

Orson Welles (1915 – 1985)
Tinta Rápida

Era la noche del 30 de octubre de 1938, y millones de oyentes estadounidenses sintonizaban la radio CBS mientras se narraba una invasión de marcianos asesinos y despiadados que habían aterrizado en Chicago y St. Louis, aniquilado las fuerzas de defensa y envenenado el aire con gases tóxicos.

Parte de la audiencia se había perdido el inicio del programa, en el que Orson Welles anunciaba que haría un radioteatro inspirado en el libro de ciencia ficción La Guerra de los Mundos de H.G. Wells.

Se dice que casi un millón de personas pensaron que todo lo narrado estaba verdaderamente sucediendo, y que mientras algunos intentaron huir en auto, otros, les pedían máscaras de gas a la policía de manera desesperada. Cuando el pánico en las calles llegó a los estudios de la CBS, el joven Orson Welles, quien tenía 23 años de edad, se apresuró a aclarar a los oyentes que todo era ficción.

Por supuesto la Comisión Federal de Comunicaciones investigó el caso, sin encontrar violaciones a alguna ley. Y aunque el propio Welles pensaba que este hecho iba a significar el final de su carrera, fue a causa del mismo que fue contratado por los estudios cinematográficos RKO, que le otorgaron total libertad para sus realizaciones. Sin embargo, seis meses después de firmar el contrato no conseguía dar con una buena idea. Y cuando finalmente se sentó a escribir un guión llamado “John Citizen USA”, se dio cuenta de que no tenía la experiencia para hacerlo. En ese momento se enteró de que el brillante escritor Herman J. Mankiewicz, con quien había trabajado en radio, tenía tiempo de sobra porque acababa de partirse una pierna y le encargó por supuesto el guión para la película. Al final sólo se llevó a cabo este proyecto bajo el nombre de Citizen Kane.

Y hablando del Ciudadano Kane (Citizen Kane, EUA, 1941), es importante señalar que fue realizada por un Welles que tenía poca experiencia como tal, y contaba, para cuando comenzó a planear el proyecto, tan sólo con 24 años de edad. En una línea temática que comienza y termina prácticamente con una palabra: “Rosebud”, a partir de la cual se desarrolla la historia de Charles Forster Kane (personaje inspirado en el magnate de la prensa William Randolph Hearst). La ópera prima de Orson Welles resultó ser una obra maestra porque reveló las reglas del planeta en la era de los medios de comunicación y al probar que los multimillonarios de nuestros tiempos son una parodia de los grandes emperadores: era la biografía no autorizada de un intocable. El día de su estreno en Nueva York, el jueves primero de mayo de 1941, y como Hollywood les temía tanto a los columnistas de Hearst, muy pocos teatros se atrevieron a presentar el largometraje. Welles pensó que podría salirse con la suya, que su talento sería suficiente para ganarle la partida al monstruo. Pero pronto, cuando los espectadores captaron con quién se había metido y nadie más le creyó que su película era "ficción pura", vivió en carne propia la ira desatada de Hearst: estaba claro que su ópera prima se convertiría en un fracaso comercial y enterraría su carrera. Hizo lo que pudo para calmar los ánimos, llegando a quitarle a Citizen Kane el par de minutos que podrían ofender más al magnate. Pero ya era tarde, porque estaba en marcha, una frenética campaña de desprestigio que lo convertiría en un paria de Hollywood durante los siguientes veinticinco años: un artista imposible, un traidor, un comunista que odiaba a los Estados Unidos de América.

Los productores pioneros de Hollywood, liderados por Louis B. Meyer, en vano le ofrecieron 800.000 dólares a la RKO para quemar el negativo de Citizen Kane antes de su estreno: necesitaban a Hearst, patriota enfermizo en tiempos de listas negras, completamente de su lado. Los pocos exhibidores que habían decidido proyectarla empezaron a recibir amenazas. Y una noche de la accidentada semana de estreno, cuando volvía a su hotel en Los Ángeles, Welles recibió la siguiente advertencia de un policía arrepentido: "No entre a su habitación si no quiere encontrarse a una menor de edad desnuda que han puesto en su cama para tenderle una trampa". El jueves 26 de febrero de 1942, en la ceremonia de entrega de los Óscar, el largometraje fue abucheado cada vez que fue leída alguna de las nueve nominaciones que recibió a pesar de todo.

Finalmente ganó la batalla Hearst, ya que Orson Welles, afectado, como muchos otros tantos artistas a causa del macartismo bajo sospecha de ser comunista, no tuvo más opción que trasladarse a Europa en 1946 y actuar en el “viejo continente” para financiar sus producciones.
Pero el tiempo trajo la justicia, Y aunque al principio pareció que William Randolph Hearst se saldría con la suya, murió diez años más tarde con 88 años de edad. Entonces Citizen Kane recibió el reconocimiento de los críticos de la nueva ola francesa, de los cinéfilos que notaron la grandeza de sus descubrimientos, de los especialistas que comenzaron a ponerla una y otra vez en el primer lugar de las listas de "las cien películas de la historia". Hearst le ganó la batalla a Welles, pero perdió la guerra con Citizen Kane.

Con esta vertiginosa entrada al mundo del cine, Orson Welles, quien pisó los escenarios desde los tres años en una representación de la obra Sansón y Dalila en la Ópera de Chicago, no necesitaba más para ser recordado en la historia de la cinematografía. Pero a partir de ese momento tuvo una carrera de cerca de una veintena de películas dirigidas y más de treinta como actor, entre las que se destacan:

• The Magnificent Ambersons en 1942, basado en la novela de Booth Tarkington y en donde sólo dirige y produce.

• “The Stranger” en 1946, en donde interpreta a Franz Kindler, un asesino nazi fascinado por los relojes antiguos.

• The Lady From Shangai en 1947. Una magnífica cinta de “cine negro” en la que actúa junto con su esposa Rita Hayworth, en la que interpreta a Michael O´Hara.

• Macbeth en 1948. Adaptación de la tradicional obra de Shakespeare, en la que junto con Jeanette Nolan interpretan a Lady Macbeth y Macbeth, futuros reyes de Escocia, respectivamente.

• The Tragedy of Othello: The Moor of Venice en 1952, interpretando por supuesto al famoso protagonista moro de Shakespeare.

• Confidential Report en 1955, Interpretando a Gregory Arkadin, cuya historia tiene que reconstruir el contrabandista Guy Van Stratten, interpretado por Robert Arden.

• Touch of Evil en 1958. Su trabajo de dirección y actuación en su regreso a Hollywood, donde interpreta a Hank Quinlan, un corrupto y obeso jefe de policía estadounidense, actuando al lado de Charlton Heston y Janet Leigh y con música de Henry Mancini. En esta cinta Marlene Dietrich, en apoyo a su gran amigo en su retorno a la gran industria estadounidense, aceptó interpretar un pequeño papel sin cobrarle un solo centavo.

• Le Procés en 1962 (Una muy buena adaptación de la novela de Franz Kafka, en donde interpreta al abogado de Joseph K, interpretado por Anthony Perkins).

• Falstaff – Chimes and a Midnight en 1965 (otra buena adaptación de la obra de Shakespeare en donde interpreta al festivo, cobardón, vanidoso y pendenciero Sir John Falstaff).

George Orson Welles, nacido el 6 de mayo de 1915, en Kenosha, Wisconsin, EUA, es considerado uno de los artistas más versátiles del siglo XX, justamente en el teatro, la radio y el cine. Su madre, Beatrice Welles, lo fue introduciendo a los círculos artísticos cuando quedó a cargo del pequeño Welles al separarse del padre de éste y fue a la pérdida de ella que tuvo que abandonar su carrera musical.

Fue justamente el Dr. Maurice Bernstein, un viejo amigo de la familia Welles y ex pretendiente de su difunta madre, quien estimuló en el pequeño Welles el amor por el teatro, dándole una linterna mágica, un cuadro de pintura y un teatro de marionetas, y a la edad de diez años, mientras estudiaba su primaria en Madison (Wisconsin), se dedicó a ofrecer presentaciones escolares, dirigiendo y protagonizando su primera representación teatral: El extraño caso del doctor Jekyll y Mister Hyde. Poco tiempo después ingresó en la Todd School de Illinois, una escuela de vanguardia cuyo director, el profesor Roger Hill, en numerosas ocasiones Welles citó como su mentor y la persona que le suministró las ideas artísticas y literarias en las que fundamentó su obra artística.
En sus andanzas por Europa, después de filmar Confidential Report en España, sintió gran atracción por esta tierra y su cultura, viéndose cautivado por el ambiente taurino estrechando amistad con grandes figuras de la tauromaquia de aquellos años como Antonio Ordóñez y Luis Miguel Dominguín, tanto, que a petición expresa del propio Welles, a su muerte en 1985, sus cenizas fueron depositadas en el municipio malagueño de Ronda, en la finca de recreo de San Cayetano, propiedad de su amigo el matador de toros Antonio Ordóñez.

Pese a las buenas adaptaciones que hizo de William Shakespeare y no obstante el gran amor hacia España, no pudo terminar la adaptación del otro grande de la literatura: Miguel de Cervantes, y su cinta Don Quixote, fue montada inconclusa hasta 1992 por Jesús Franco.
Aunque Orson Welles estuvo casado con Rita Hayworth, vivió un tórrido romance con la actriz mexicana Dolores del Rio entre 1938 y 1942, y a decir de su propia hija, Rebeca Welles, fue el gran amor de su vida. Se cuenta que el tercer largometraje de Orson iba ser Santa, de Federico Gamboa, con Dolores como estrella absoluta, pero el proyecto fue cancelado. Eventualmente actuaron juntos en el clásico de culto Estambul en 1943, cinta testamentaria de su apasionado romance.

Pero la vida amorosa de Welles fue mucho más compleja, allí están Judy Garland, Lucille Ball, Geraldine Page y Gina Lollobrigida (a quien le dedicó un mediometraje documental) pero también las afroamericanas Billie Holliday, Lena Horne y Eartha Kitt. Incluso se cuenta entre sus amantes a Maila Nurmi, mejor conocida como Vampira, presentadora de TV y actriz de Ed Wood. Mucho más perdurable fue la relación de Orson con la actriz croata Oja Kodar, su compañera inseparable durante los últimos 24 años de su vida. Welles tenía 46 años y Oja 20, cuando se conocieron durante el rodaje de El Proceso en 1961. Juntos colaboraron en varias películas, más ilustremente en Fraude en 1973, pero la participación de Oja fue siempre digna de una verdadera colaboradora artística.

Pero las mujeres en la vida de Orson Welles fueron algo más que amantes, ya que se puede mencionar a Marlene Dietrich y Jeanne Moreau como amigas leales en distintos momentos de su vida. Welles era admirador de Marlene desde mucho antes de conocerla, hasta que en 1943 la invitó a participar en su circo de artistas The Mercury Wonder Show, donde Orson y Marlene pusieron en práctica sus conocimientos de magia. En el acto estelar, Orson simulaba cortar el cuerpo de Marlene por la mitad.

Y la relación de Orson con Jeanne Moreau también tuvo elementos de complicidad y admiración mutua. Juntos hicieron tres películas: Falstaff – Chimes and a Midnight, La Historia Inmortal en 1968, y The Deep en 1970 (otra cinta inacabada). Orson se refirió a ella como la mejor actriz del mundo, mientras que Jeanne Moreau comparaba a su entrañable amigo con un “rey desvalido”: “no porque lo hayan expulsado del reino, sino porque en este mundo, tal y como es, no hay un reino que sea lo bastante bueno para Orson Welles”.

Regresar