Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXI Junio 2015

 

Reflexiones del hijo maricón
Segunda parte
Enrique Soria ... Dr Jeckyll

2

es demasiado melodrama para mí

un rincón perfecto

y una esposa maravilla

revisando los deberes del muchacho

mientras salgo a demostrarle al mundo

mi sumisa condición de mal empleado

— a las 10 ya espero ansioso la salida

y mi atenta y responsable condición

de buen partido

cuando el alma va

de bar en bar

o de antro en antro

diciendo a quien se deje

“soy soltero

por oferta en esta noche”

“soy quien fui

aunque las canas me desmientan”

“soy buen hijo

y no preguntes a mi madre”

“soy campeón

no sé de qué

pero déjame inventarme”.

por más que quiero siempre hay quejas

que me quiebran el silencio

que la estabilidad me crea.

no soy feliz

ni lo seré en ninguna condición

ni en mis quisieras

— sea lo que sea

que suceda en mí por hoy...

al final siempre hay un trago por la noche

que me salve

que me entienda

3

mañana

cuando todo esté normal

cuando el sol me alcance

esperando

que se acabe el día

cuando empieza apenas

en alguna banqueta irrecordable

me esperarán dos oficios

un informe

varias tablas

y una que otra suma

y recordaré que alguna vez fui joven

que la diabética sed que ahora me mata

alguna vez fue la resaca

de una noche

entre las desconocidas piernas de alguien

(no recuerdo de quién

pero mejor no encontraría

en el estado en que yo estaba

el día que la hallé)

mañana con el amor en el tapanco

de lo ido

veré a todos con desprecio

(aunque hubieran sufrido más que yo)

“no saben qué se siente ser el peor”

y lo digo ahí

donde cualquier normal

conocería la dicha.

ahora resulta

que la depresión es un estatus admirable

…en fin

— soy la fea que voltea halagada

si oye un

“guapa”

por la calle

Regresar