Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXIV Agosto 2015

 

Reflexiones del hijo maricón
Cuarta Parte

Enrique Soria… Dr. Jeckyll


6

veinte años después

sigo pensando en ti,

cuando tenías tu facha de héroe.

más ahora que solito me dejaste

con la carga de patriarca

de tu nombre y apellido.

y aunque aun nadie me crea,

¿sabes?

pesa demasiado

( incluso pienso un día cambiar de nombre

y que no me digan soria)

entonces quiero odiarte,

y pienso en todos tus errores,

dejar de lado la herencia,

y tus temores

pero sabes que no puedo.

algo hay que no medí…

y aún no entiendo

mi hijo me regaña como tú

ve a macgiver

y se siente como tú.

oye el box por radio

y me dice lo que tú

¿qué carajo estás pensando?

— creo que le enseñé

a ser más como el abuelo sin notarlo

luego

tomo el camino

al infierno en que trabajo

y parece que te escucho cuando dice

que me aguante,

que lo debo superar.

creo que todo aquello que dijiste

y no escuché por ser distinto a lo que piensas

él lo entendió mejor que yo y me lo repite.

y los consejos

que de ti nunca acepté cuando los tuve,

se los dije a él sin darme cuenta. sin notarlo

ahora resulta que se parece más a ti que yo…

… carajo,

me tienen rodeado.


7

y luego,

el llanto de mamá…

¿tenías que hacerlo todo tan difícil?

he llorado más su llanto que tu muerte


8

y al final

nada ha cambiado.

con o sin ti este mundo gira igual

o peor que cuando estabas.

solamente la ciudad se ve vacía

cuando me acuerdo

de que ya no habrá más historias sobre ti…

de que nos dejaste solos…

de que fuiste grande sin que nadie lo supiera…

de que tú ya no la habitas.

Regresar