Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año III Número XXXVI

Especial de Terror

 

Demos paso al terror

Como si fueran las puertas del castillo de Otranto, o las de la casa de Usher, se abren de nuevo las de la edición especial de terror, que como cada octubre, desde hace dos años, viene convirtiéndose en una tradición de Ave Lamia para celebrar el tan añorado como temido Halloween. Y qué mejor forma de honrar a nuestra patrona la lamia que con esta edición número tres, dedicada ex profeso a este género literario que se pierde entre las noches babilónicas de Lilitu para llegar a la era gótica de los vampiros, y luego modernizarse en nuestra época.

El poder reunir a un grupo de colaboradores que gustosos participan en este número, tan esperado por nosotros mismos, es siempre un deleite: desde solicitar el material, revisarlo, editarlo, formarlo e ilustrarlo. Y por supuesto, disfrutarlo en la lectura. Desde varios meses antes de que llegue el tan ansiado octubre, se comienza a planear este número especial. Y para los que hacemos esta revista implica adelantarnos a las “posadas malditas”, lo cual nos hace aún más grato el trabajo que desempeñamos.

Y para abrir apetito y entrar de lleno en las más terroríficas visiones y apariciones que nos promete esta edición, comenzamos con dos damas que con su pulido estilo nos ambientan en la perniciosa oscuridad de sus textos: Macarena Huicochea y María Elena Méndez Gaona, quienes nos conducen de lleno y sin cortapisas hacia el terror. Y ya entrados en el tema, abrimos los caminos de un miedo bañado de erotismo en manos de Claudia Contreras y de Hosscox Huraño, nuestros expertos en temas candentes. Y después, dada su trascendencia en el género, con orgullo presentamos de nueva cuenta a Ricardo Bernal, con una narración breve además de interesante. Luego llegan dos participantes que son infaltables en este recuento anual de Halloween, como lo son Luciano Pérez y Mariana Vega, los cuales nos comparten sus trabajos en su muy peculiar estilo; el primero con un relato de noche de brujas que se genera en el barrio de Tepito, con diversos y curiosos personajes, y la segunda con dos cuentos cortos muy intensos. Finalmente, otros dos autores se suman a este grupo maldito por primera vez: Adán Echeverría y José Luis Barrera, que en su bautizo de noche espectral esperan ser bienvenidos a las tinieblas y las llamas infernales.

Pero no podemos comenzar este viaje a las sombras sin mencionar de manera especial al artífice de nuestros especiales del terror: Agustín Cadena, quien hace poco más de dos años, cuando aún no cumplíamos uno en la revista, nos comentó su inquietud porque realizáramos un especial de Halloween, y de inmediato nos entusiasmamos y pusimos manos (garras) a la obra. Desde entonces a la fecha, un espíritu chocarrero nos impulsa a continuar, año tras año, con la edición tan digna del nombre que nos identifica.

Y ahora sí, niños espantadizos y personas con males cardiacos, quinceañeras impresionables, o viejos miedosos, absténganse, pues esta edición es para valientes, y la lectura de la misma es bajo la propia responsabilidad del que la tenga en su pantalla.

Advertidos ya de los riesgos y daños a la salud, física y mental, comencemos con la edición de Terror III. Que las tinieblas nos amparen y que el señor Lucifer nos agarre confesados.
Amén.

Tinta Rápida

Regresar