Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año IV Número XXXVII Noviembre 2015

 

Advenimiento
(Fragmento del poemario)
Enrique Soria


En el amor, el problema radica en amar,
No en que te amen.
Bastante difícil ya resulta amar a una mujer
Como para que, además,
Te tengas que preocupar porque la mujer te ame

José María Fernández Unsain


Hoy,
En la penumbra de la ausencia de tu rostro
Más alejándote
Que quedándote conmigo
Te volviste eterna...
Jamás dejarás de recordarme
Que me he quedado solo

20 de enero del 1998

Hoy,
Que la ciudad parece llena de fantasmas
Y que puedo atravesar un muro yo también.

Hoy
Que no esperaba a nadie
Que no esperé desde niño.

Hoy
Subsiguiente de la soledad de ayer
Y precedente de otra noche solitaria.

Hoy
Mal día para hablar de nostalgia,
Con estruendos de tarde lluviosa
Te me clavas en el pecho.

Hoy,
Justo hoy,
Que no puedo defenderme de tus ojos
Ni llevármelos.

Hoy
Que vuelvo de la guerra
Sin saber
Si fui sobreviviente o caído.

Hoy
Que nada sé de cierto,
Y que podría
Escribir los versos más tristes,
Y que los cerebros mas brillantes de mi generación
Me ven destruido...

Hoy
Me siento
Como si fuera la primera vez,
Cuando no hay vicios ni manías,
Tratando de entender
Lo improbable que es
Encontrar a quién amar,
Como para esperar además que sea mutuo.

Hoy,
Me siento bien;
Pienso
Que tu advenimiento
Me basta,
Y que saber de ti
Es suficiente.

... Seguro se dolían

y a mil vidas de distancia,

se amaban con la fuerza

con que aman

las personas solitarias.

... Se dolían ellos,

y también las calles,

y la plaza,

y las horas,

y la ciudad entera.

.... Se dolían tanto

de no saber

como sería ver el siguiente invierno

si les fuera dado estar juntos.

se dolían tan profundo

como aquella multitud

en la que,

por una vez

debieron darse cuenta

que habían soñado el uno con el otro

todo este tiempo.

... Se dolían tanto

de no encontrarse,

que al momento del cruce de caminos

la fortuna

les dio un certero golpe por la espalda

y pasó sin unirlos.

... Se dolían tanto

que aprendieron a vivir

con el dolor a cuestas

desde siempre...

Regresar