Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año V Número LVIII Agosto 2017

 

Así te digo adiós
Armando Manzanárez

Necesito de ti.
Te necesito porque te amo, pero no es así.
Te necesito porque necesito amar.
Porque en tu sonrisa entiendo lo eterno, lo atemporal.
Te necesito por el calor de tus bellas manos,
Porque entre las mías está su lugar.
Te necesito para saber que existo,
Por puro masoquismo sin vanidad.

 

 

Te quiero como veneno en mi herida.
Con tus caderas ceñidas al no de cada día,
En la última palabra de mi oración matutina.
Te amo porque no podría no hacerlo.
Te amo porque en ese tu cuerpo habita la palabra bella,
Mujer silvestre, alma eterna.

 

 

Así te digo adiós, amada mía, dueña de mis cuitas.
Sabiendo que aunque sigo me voy,
Tú, pequeña tortuga, y Aquiles yo.
Te agradezco el desamor, la indiferencia,
El dolor que me acercó a la vida,
Pasión sufrida,
Herida que se abre cada día
Y escurre melancolía,
Fría, como el trago amargo que me tocó de vida.

Regresar