Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año V Número LVIII Agosto 2017

 

Advenimiento
(Parte IX)
Enrique Soria

Ella besa el espejo

con unos labios de rojo incandescente

y vuelve a soñar que lo recibe


aquel

que nunca llega

ella se sonroja

y limpia del espejo

esa mancha de labial

que solo él merecería

de repente

vuelve al mundo

y continua con ese rito

que acostumbra

tiene cita en una horas

y se arregla

para darle el mejor rostro posible

al que hoy va a sustituir

aunque ella no lo sepa

al compañero que busca

que habita cerca de ella

y aun así

tal vez no llegará

sólo siente con certeza

una perceptible ausencia

que le tiene

atada a la esperanza


Sólo

Para no estallar

Las nueve, las diez

Las once, y yo mirando

La puerta del café

Donde te cito siempre

Y nunca estás

Vigilo mi reloj

Intermitentemente

Con la sensación interna

De que no sabré de ti

Como hace días no sé.

Y quizá tú estés feliz

Mientras me revuelvo

El interior

Camino a casa


¿Qué incesante fuego

Te incendió la mirada?


¿Quién la tiene?


¿Hacia qué oído se dirige tu silencio

Cuando miras la noche?


¿Qué calor intenso

Enrojeció tus labios?


¿Qué marea los desembarcó

En mi pensamiento?


¿Qué azar nos separó

Antes de conocernos?


¿Cuál después?


¿Quién será lo que no fui?


¿Quién curará las heridas

Que no pude sanar

Y te verá dormir

Tranquila, curada,

Mientras este alcohólico poeta

Suicida potencial

Por ejercer a brevedad,

En su infinita soledad,

Escucha el himno

En un canal cualquiera?

Regresar