Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año V Número LX Octubre 2017

 

Editorial

No deberíamos ser tan obsesivos con los ciclos, pero con los años que cargamos a cuestas ya no estamos tan seguros de la existencia de un porvenir y contamos uno a uno los momentos que rememorar.

Cierto es que por más que se le busque, tenemos más camino andado que por andar, y que por más acontecimientos que queramos agregar a nuestras alforjas, nunca llegaran a ser tantos como los que dejamos atrás. Una confesión tan pura como la que hizo Neruda en su autobiografía “Confieso que he vivido”.

Los que hacemos Ave Lamia, confesamos que hemos vivido intensamente durante estos cinco años en que mes con mes hemos estado al tanto de las publicaciones que se incluirán en el número por venir. Hemos vivido con gran emoción los acontecimientos culturales que vale la pena rememorar: Nacimientos y muertes de artistas, estrenos de películas y lanzamientos de discos, siempre buscando que el recuerdo salga desde el corazón, tanto en los recuerdos festivos o lo que sin serlo forman parte de la memoria de la humanidad como las guerras y los asesinatos. Hemos vuelto a vivir al recordar nuestra infancia en los muchos artículos que rememoran los hechos antes relatados. Pero también sabemos que nuestros artistas han vivido con pasión cada texto que nos han hecho llegar y que atesoramos con gran devoción. Es decir, llegamos al año seis viviendo, y seguiremos viviendo en cada línea de nuestros artistas de la letra y en cada imagen de nuestros artistas plásticos.

Pero por sobre todas las cosas hemos vivido para hacer vivir a nuestros lectores, a quienes les debemos un agradecimiento por su lealtad y loca obsesión por la cultura. Y tanto artistas como lectores tenemos que agradecer a nuestro web master que se embarcó en esta travesía junto con nosotros y nos ha llevado a buen puerto, Porque seis años se dicen fácil, pero representan 60 ediciones más cuatro de terror y una más por venir; se trata de cerca de 2600 páginas escritas por nuestros autores, que significan más de 450 colaboraciones, que dicho de manera más clara son 450 emociones acontecidas y plasmadas en papel (y en nuestro caso trasladadas al pixel).

Y ahora más que nunca hemos de ensalzar el cierre de otro ciclo, que tal como lo dictó en su oráculo nuestra señora Lamia, se tiene que celebrar junto con las Posadas Malditas de octubre, y con nuestro especial de terror, Amén.
Después de la celebración debemos de seguir trabajando en pos del año seis que a punto está de llegar. Pero antes de comenzar el otro ciclo, cerraremos como se ha dicho con nuestro Especial de Terror número cinco, que ya está listo e inquieto por salir a espantar a quien se deje.

Juntos, todos quienes hacemos la revista, y con 450 emociones a cuestas, decimos a modo de brindis: Confesamos que hemos sufrido.

José Luis Barrera

Regresar