Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VI Número LXII Diciembre 2017

 

The Beatles: Viaje Mágico y Misterioso
Luciano Pérez

Luego del exitoso lanzamiento del álbum del Sargento Pimienta en mayo de 1967, al siguiente mes los Beatles ya estaban por aparecer vía satélite, para ser vistos en todo el mundo interpretar una nueva canción de Lennon, que resultaría emblemática por su mensaje hippie: “All you need is love”. Ello fue el 25 de junio de ese mismo año, y tuvo de inmediato gran demanda el disco sencillo, que a la vuelta traía “Baby you're a richman”, canción escrita mitad por John y mitad por Paul, y que se distingue por el sonido de una gaita. ¿Quién puede olvidar el inicio de “All you need is love”, con los acordes a tiempo lento de “La Marsellesa”? Y el coro de “Love, Love, Love”, adecuado para aquellos tiempos. Y ahí aparecen los cuatro de Liverpool, los trajes y corbatas tirados para siempre a la basura: ahora traían ropas coloridas, collares y pulseras.

Pero otro gran proyecto estaba por venir, que era tanto musical como fílmico. Una vez más McCartney, como en el caso del Sargento, tomó la iniciativa. “Magical Mystery Tour” sería un documental surrealista con duración de 55 minutos, que a la vez presentaría seis nuevas canciones. Los Beatles ya no querían complacer al público, sino a sí mismos, así que se pusieron a la vanguardia, sin importarles el qué dirán.

En un viaje a los Estados Unidos, Paul supo que el escritor Ken Kesey (autor del libro en el que se inspiró la película que conocemos bajo el título de “Atrapados sin salida”) iba en un camión lleno de amigos paseando por todo el país estadounidense, pasándosela bien. Se le ocurrió a McCartney que los Beatles podían hacer un filme donde ocurriera algo parecido: el grupo y sus amigos, a bordo de un camión sicodélico, darían un paseo por las afueras de Londres, donde ocurrirían cosas sin sentido, y de paso habría canciones, éstas vistas en un formato entonces prácticamente desconocido y que después conocimos como videos: se canta la canción, al tiempo que ocurren imágenes visuales y anécdotas. El eje de la película serían Ringo y su obesa tía Jessie (la actriz Jessie Robins), quienes se la pasarían peleándose y reconciliándose en el interior del camión a lo largo del trayecto.

La filmación dio comienzo el once de septiembre de 1967 y concluyó cuatro días después. Se tuvo la idea de estrenar el documental en televisión a través de la BBC londinense, para el 26 de diciembre de ese año, en el Boxing Day. Las seis nuevas canciones eran más raras que las aparecidas en el Sargento Pimienta.

La que da inicio al título del filme, “Magical Mystery Tour”, escrita y cantada por Paul, con coros de John y George, es acompañada por metales, a ritmo de fanfarria. El viaje mágico y misterioso en el autobús de colores, también hacía alusión a las drogas que en ese tiempo los cuatro Beatles consumían en gran cantidad.

La segunda canción es una de las más hermosas jamás escritas, “The fool on the hill”, también de Paul, acompañado éste por una flauta mágica, la cual le da atmósfera a esta pieza que para el documental fue filmada en el sur de Francia, con Paul haciendo piruetas en las montañas. Es una canción que después la BBC no quiso transmitir por radio, porque el tonto al que se alude ahí es ni más ni menos que el propio Jesucristo.

La tercera canción es instrumental, “Flying”, donde resaltan un oboe y el coro de los cuatro Beatles, a quienes, caso extraño, se les da crédito juntos como autores: Lennon/McCartney/Harrison/Starkey. Vemos ante nuestros ojos nubes de colores desde un avión, cambiando de forma. La cuarta pieza es obra de George Harrison, “Blue Jay Way”, quien canta con voz distorsionada, al igual que el coro de John y Paul.

El órgano acompañante suena sepulcral, y un violoncello le da un perfil misterioso a toda la canción. El estribillo “please don't be long, please don't you've been very long”, no sólo puede significar “no te tardes” (don't be long), sino también “no pertenezcas” (don't belong). El rostro de George en la película se transforma gracias a varios filtros y efectos.

Las últimas dos canciones son notables. “Your mother should know”, otra vez con Paul como cantante, y el coro de John y George. Una melodía que suena entusiasta, y que fue un éxito antes de que que las mamás nacieran y por lo tanto hay que bailarla.

En escena vemos a los Beatles bajando de una escalera y vestidos de frac blanco. Hay muchas parejas bailando, y un grupo de mujeres de la Royal Air Force pasa desfilando y saludando. Pero mejor que esto es la canción de Lennon, “I am the walrus”, un poema sicodélico cuya letra incomprensible hace alusión a Alicia en el País de las Maravillas. Los pingüinos cantan Hari Krishna y patean a Edgar Allan Poe, y el estribillo dice: “Soy el hombre huevo, ellos son el hombre huevo”, en alusión al inigualable Humpty Dumpty.

En la película aparecen los Beatles enmascarados, tal como en la portada del disco: George es el conejo, Ringo el pájaro, Paul el hipopótamo, y John la morsa. Todo es delirante, lúdico, con policías, enanos, saltimbanquis en marcha. Los Beatles ya no están cantando el coro de “Yeah, Yeah, Yeah!!!” de años atrás, sino ahora el coro inquietante de “Everybody smoke pot!!!” (todos fuman marihuana), con el que se cierra la canción llorosa de la morsa, en medio de frases shakespearianas...

Hubo dos canciones más de Lennon y McCartney que no aparecieron en el disco. La primera sí está en la película, “Jessie's dream”, que es la secuencia de la tía de Ringo que sueña cómo en un restaurante el mesero Lennon le sirve enormes pedazos de pizza con una pala. La segunda canción, y la secuencia respectiva, fueron cortadas, “Shirley's Wild Accordion”, con la acordeonista Shirley Evans, quien toca junto a una piscina llena de chicas en bikini, mientras el actor Nat Jackley, alias El Hombre de Goma, hace contorsiones diversas para impresionar a las féminas. Sólo en el reciente lanzamiento del documental ha sido posible ver esta secuencia, que aparece en las características especiales del DVD.

A los directivos de la BBC no les gustó la película, pues esperaban otra cosa, algo navideño, quizá los Beatles vestidos como Santa Claus y repartiendo regalos. En vez de eso, los ven vestidos como magos Merlines y diciendo incoherencias. Y hubo una parte del documental que la empresa de comunicación exigió fuese quitada, aquella donde la tía Jessie, que es mayor de edad, acepta el amor de un señor también adulto mayor. Les pareció ridículo a los directivos el que dos viejos se enamorasen, dado que el amor es sólo cosa de jóvenes, sobre todo si éstos son atractivos. Jessie y su pareja en el film, el actor y músico Ivor Cutler, no son jóvenes ni bellos, pero hicieron lo más conmovedor del documental. Se besan y se abrazan en una playa, mientras suena una versión instrumental de la vieja canción beatle “All my loving”. La BBC no quiso eso, dijo no estar para bromas. Pero el amor entre viejos nunca ha sido broma. Apenas hasta 1979 dicha estación transmitió la película con esta escena ya integrada.

El documental beatle no tuvo éxito. Los críticos fueron implacables, y los viejos fans se mostraron desconcertados al ver tanto surrealismo. Se habló de un gran fracaso. Sin embargo, años después fue revalorizada la película como tal, ya que el disco fue siempre apreciado, que fue lanzado en ese mismo diciembre de 1967 en dos versiones: una como EP, con sólo las seis canciones del film, y otra como LP, que además de estas canciones contenía otras cinco ya aparecidas antes como singles aunque ninguna de ellas está en la película, bien que comparten algo de la atmósfera: “Hello goodbye”, “Strawberry fields forever”, “Penny Lane”, “Baby you're a richman” y “All you need is love”.

1967, hace cincuenta años, resultó ser muy productivo para los Beatles: lanzaron un disco que rompió barreras y trajo nuevos estilos, el del Sargento Pimienta; fueron vistos en televisión en todo el mundo vía satélite, con “All you need is love”, lo cual nunca fue olvidado y actualmente sigue siendo visual y afectivamente atractivo; y finalmente, hubo una película que sólo sería comprendida a futuro, y es hoy muy apreciada por los cineastas. Dentro de dos años el grupo se acabaría, pero por el momento estaban haciendo cosas mucho más interesantes que todo lo anteriormente hecho por ellos mismos.

Regresar