Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VI Número LXII Diciembre 2017

 

Más Baladas Cuneiformes
Luciano Pérez

1.- Last Tango in Tepis
En Tepis viudos y viudas bailan tangos inquebrantables. Siempre hay una última vez, por lo que unos y otras extienden lo patético más allá de ninguna solución posible. Las lágrimas se concentran en la desolada humedad de los arcanos. Los olvidos padecen una influencia letal, como un síndrome para nuestra querida Betty Boop. Tepis es una conjunción maliciosa de pantaletas agujereadas, donde Tarzán y Jane Austen pueden pasar su luna de miel con toda franqueza. Aquí toda mujer es una bitch-queen que conoce lo redondo por la ¡oh! El tango vino a ser una sibilina calamidad. A veces hay tantos niños y tantos borrachos, que uno quisiera que la Virgen Santa se los llevase a todos ellos. Pero hay gatos, y hay tendederos, y hay lunas más perezosas que las peluquerías. El último tango en Tepis, entonces, no permitirá nunca la entrada del budismo al barrio, que hoy es más católico y más loco que nunca. O lo era, hasta que llegaron por un lado la Santa Muerte, y por el otro la Biblia...


2.-Unicornio Caledonio
En las espesuras, el unicornio de Caledonia espera el día en que Scapa Flow volará por los aires. Su presencia deja sin sentido a los recauda-impuestos. En pantalones, funda el reino azul escroto. Las brujas le regalaron cerveza del Aqueronte. Ha hecho su castillo invisible para ayuntarse dentro con la Señora de Camelot. Rey nada más para él, el unicornio llena de mirlos el cerebro de las muñecas. La armada de leones es vencida por él periódicamente. Villano al viento, el unicornio lascivo explora las herramientas del ginecólogo: algunas las agrega a su emblema, para no sentir la desolación usual. Su asalto a Neza York exige voluntad y submarinos. El unicornio anhela la mano de las nueras de su mujer. Zapple Jam y Willie Wonka son capitanes unidos en torno al solo cuerno. El señor unicornio caledonio se pone al día en cuanto a armas antiguas respecta...


3.- Jacque mate rey dos
Gata en el aire, la verde Banshee porta la corona del cuervo boreal. Dentro de su bañera reconoce los designios del Almirantazgo Amarillo. ¿No es cierto que los Blue Meanies destruyeron Teotihuacan? Y en el cielo escribió la bruja: SURRENDER, DOROTHY! Banshee juega al ajedrez con la reina Cordelia. Si el dios Pan ha muerto, no todo está permitido. “I never said guitar playing was sinful”, dijo una madre de familia. La Canción del Norte fue total: el sueño de la Fishwife durante la Abstracción 1914 de la Guerra del Kaiser. La diosa cerdo sacó del plato los ojos de Santa Lucía, para devorarlos con avidez. De la boca de la Virgen caen las torres, los caballos. Santas Mirra, Procne, Filomela: en la jugada. Obertura Flying Nun para órgano de agua, viola enamorada y claves azul profundo. “As classic as marriage, as modern as you”, dice un catálogo de maleficios: WITCHES GALORE. (This catalog is also available in Canada).


4.- Mystic Museum
La abadesa von Bingen dispone el gramófono. Las historias líricas se apoderan del aire. Los segmentos fieles y su espesor acústico. Cartas de ángeles marchitos a monjas caniculares. El equipaje del evangelio estalla en los resquicios del verso. Hildegard purifica el sol que se entroniza en las tinieblas. Las antiguas revoluciones por minuto retroceden hacia la fiesta latina, cuando en el club carolingio de natación las damas portaban ecos y sinalefas dentro de las aortas. Abadesa, no abandones a los inocentes que se esconden tras de tus caderas. Toda sagrada lejanía se transparenta en la piel de Hildegard. La lectura del CD es vasta e impertinente, y aún así la Bingen traslada su entorno al pequeño disco. La voz es distante, casi perecedera; pero el trabajo de una religiosa consiste en imprimirle vida al cántico. El crecimiento de la polución exige, como contraste, melodías puras, casi mortíferas.


5.- Sonambúlica
Hermann Broch mató de insomnio a las muchachas de Princeton. Hermann Göring tenía cara de abadesa echada a perder por el Cordero Místico. Hermann Kafka saturó de circos al reino de Bohemia. Y Hermann Monster fue el padre de los acertijos de Vlad Empalador. Los cuatro Hermann están borrachos: quien les hace caso no vuelve a saber de amor. Porque el que ama es loco, y la locura induce a la senectud. Vale más éxtasis en mano que dios viejo volando. La guerra no pide otra patria que el ajenjo. Sabotaje a las vías del silencio sonambular. Amemos la herramienta de los comandos. Pero hay que recordar esto: no hay mejor propina que una mesera embustera. El cáliz jamás colma las ilusiones de Semana Santa. Porque pía es la noche de los arrepentidos. Los Hermann son anatema, y el castigo exige pan con mantequilla y no cañones.


6.- Baudelaire y Santa Teresita
El Supremo Poeta metía mulatas a la casa, sin consideración para las ánimas benditas. La enfermedad brilla, tentadora promesa, en los ojos de la enclaustrada. Las flores perversas dieron a luz la lis de los cráneos. Teresita, letra de gato, apunta hacia el prepucio básico. La textura del opio simbolizaba el escalofrío de la serpiente. Las carmelitas restañan los cheques artificiosos del paraíso papal. Amar a musas era un derroche de capital versificador. Teresita hunde toneladas de submarinos en el agua bautismal. Baudelaire no supo que en Lisieux había nihilismos insondables. Juana de Arco enrola a Teresita en su Armada Invisible. ¡Marionetas pontificias desolaban las noches del Poeta! Teresita quiere desafiar en Hanoi al napalm de los yanquis.

Regresar