Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VI Número LXXI Septiembre 2018

 

Editorial Septiembre 2018

En Ave Lamia no solemos manifestarnos patrióticamente en el mes de septiembre, por razones que ya hemos comentado en su momento. De todos modos, es buena ocasión para recordar aquí (no celebrar, que no es lo mismo), que hace cincuenta años ocurrieron, y en este 2018 están ocurriendo, sucesos de magnitud histórica, los cuales no cabe perder de vista.

En 1968 se vivieron días difíciles en la ciudad de México desde julio hasta octubre, cuando el movimiento estudiantil dio a conocer su gran inconformidad con la situación política que se vivía entonces, igual como estaba ocurriendo en Europa y los Estados Unidos.

De un simple choque entre escuelas rivales, el asunto creció a la protesta contra la autoridad. Y de una simple petición de cambio de jefes policiacos, se llegó a la exigencia de cambiarlo de una vez todo. Pero la autoridad de aquel entonces no se andaba por las ramas, y a macanazos y bazucazos quiso resolver las cosas. En nuestra edición de octubre hablaremos con mayor detalle de todo esto.

En el momento actual se vive una transición política, que también incluye lo socio-económico, cuando por fin tendremos en México un gobierno diferente a todos los que hubo antes. No podemos adelantar juicios, ni tampoco proclamar victorias.

Todo en su tiempo. Y si la Patria es primero, esto tendrá que ser demostrado por todos cuanto integramos esta politeia (República) mexicana, tan devastada por décadas de opresor neoliberalismo, empecinado éste en cobrarnos a los de abajo altos impuestos y pagarnos ínfimos salarios, mientras que los de arriba no se sabe si pagan impuestos, pero sí conocemos de que viven excesivamente bien, sin habérselo ganado siquiera.

Septiembre ya apunta hacia el fin de año, pues una vez transcurrido llega el Halloween, y después las horrorosas fiestas navideñas que tanto nos amargan la existencia con su gran cantidad de borrachos, que no están anunciando con su embriaguez su apego leal a Bacchus, lo cual tendría por lo menos un sentido, sino a ¡Cristo! Disfruten de este número, que incluye un homenaje a Juan José Arreola, el ave de las tempestades...
Luciano Pérez

Regresar