Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VI Número LXXI Septiembre 2018

 

El poder de la lectura
Adán Echeverría

Era una de los ocho hijos de Aurora. Pero su madre enviudó joven. Asesinaron a su padre por ‘cosas de drogas’, en uno de esos ajustes entre bandas que siempre anuncian los gobiernos cuando las personas mueren por impactos de bala en la vía pública.

¿Qué podía hacer Aurora para sostener a sus hijos? Por sí sola nada más que sufrir y pasar hambres. Necesitaba trabajar, conseguir con todo su esfuerzo el dinero necesario. Dejó a los ocho niños en un orfanato.

Ella no era ni la mayor ni la menor de los ocho, y aunque era una de las más bonitas entre las niñas, esa no fue la razón. Diego, uno de los ayudantes del orfanato, se fijó en ella desde su ingreso.

No había cumplido ni los ocho años y Diego ya se la sentaba en las piernas, ya le besaba los hombros, ya frotaba el trasero de la niña sobre su pantalón. Y así pasaron los días, los meses.

Se volvió cada día más silenciosa, y al cumplir los doce, encontró de nuevo su inocencia en una Biblioteca de la escuela donde asistía. Cada tiempo libre lo aprovechaba para meterse entre los libros.

No se trataba sólo de hacer tareas y deberes de escuela, se trataba de ocupar el tiempo antes de regresar al orfanato, de que la noche la sorprendiera y que las luces se apagaran nuevamente para sentir bajo su ropa de nuevo las manos de aquel Diego que no la dejaba de molestar. Los libros abrieron sus páginas, sus voces, los ojos de la niña y su cerebro.

Y entonces planeó la fuga. Se dio cuenta que ella nada podía hacer por sus otros hermanos, ni por los demás chicos del lugar, era pequeña y no tendría suficiente fuerza. Tenía que ver primero por ella. Tenía que quitarse de encima a Diego. Y escapar de ahí era la única opción.

Alicia había logrado muchas cosas por sí misma con solo desearlo. Oliver Twist se había enfrentado a una enorme cantidad de inconvenientes para sobrevivir. Y fue por eso que se decidió.

Hoy espera silenciosa en casa. Los años han pasado. Supo encontrar personas diferentes que le brindaron apoyo moral y legal. Ayudó a su madre para volver con ella al orfanato y al fin recuperar a sus hermanos.

Ella vive sola, trabaja, se cuida. Y espera junto con los nuevos amigos que conoció al decidirse a denunciar, que se dicte la sentencia de aquel Diego que tendrá que pagar en la cárcel todo lo que le hizo cuando niña.

Regresar