Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VI Número LXXII Octubre 2018

 

La mañana
Mario Bravo

Cuando el día amanece con frío tal como hoy, me da por pensar qué estarás haciendo, si tomas el café negro o quizás con leche, si te cepillas los dientes o le robaste de nuevo cinco minutos más al sueño. Casi te imagino echando números a las cuentas que no se dejan convencer por tu lógica de niña, casi te presiento suspirando aburrida, mirando a la calle, esperando que dragones y príncipes peleen en tu nombre. Te veo con una media sonrisa ante un comentario que te parece gracioso.

Cuando el día amanece nublado como hoy, me duelen más los gritos del mundo, me duelen más tus miedos, cuando amanece nublado y con frío, me dan pequeñas ganas de llorar, por no sé qué, porque la gente ya no vive, porque los perros buscan amigos, porque el reloj duele, porque los recuerdos asesinan sin titubeos, porque él está solo, porque tú estás sola, porque yo estoy solo…

Cuando el día amanece como hoy, simplemente me dan ganas de confiarte al Dios que no existe, de quererte sin naufragios, de cuidarte de santos y políticos, de lluvias y de mí.

Regresar