Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXIII Noviembre 2018

 

El café
Mario Bravo

Él intentó ser como siempre había soñado, sólo logró ser peor de lo que era realmente.

Ella diciendo que quería "un café con vainilla"; lo bebió tan rápido como si aquello fuera una competencia y tuviese la necesidad imperiosa de establecer una nueva marca mundial: cuatro minutos con cincuenta y ocho segundos, a partir de ahí, la mente de ella ya no estaba en aquel lugar.

Platicaron de cosas triviales: las uñas de ella, los zapatos de él; ella reía casi por cualquier motivo, él no sabía si ella siempre actuaba así o si era una risa nerviosa.

Habiendo transcurrido veinte minutos de conversación, él se sintió como en el paredón de fusilamiento, sabiendo que la suerte estaba echada ya, sólo quedaba esperar a que eso acabara pronto.

Entre alguna mirada de él hacia ella, y la afirmación que ella hizo sobre que tenía frío en las manos, los dos pudieron notar que el interés se les escapó, corrió despavorido, prefirió la triste huida a la heroica aparición en público.

Lo que pudo ser y terminó siendo nada, duró sólo unos momentos, mientras él se enamoraba de la sonrisa de ella, y mientras ella analizaba el porqué de la mirada que él le regalaba.

Se despidieron, se dieron un abrazo, se besaron -en la mejilla, por supuesto. Ella se alejó de a poco, él pidió otro café.

Regresar