Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXV Enero 2019

 

Editorial enero 2019

Comencemos el año, lejos de crudas, y de propósitos que de nueva cuenta no se van a cumplir. Dejemos de lado también la esperanza de que este sea un mejor año, porque tal vez el anterior no fue tan malo, pese a los políticos y las divisiones sociales entre los mexicanos (no surgidas, pero sí exhibidas) por las elecciones, el nuevo aeropuerto y por los migrantes.

No hay por qué creer que sólo porque cambiamos ciclos ya no habrá muertos, ni delincuencia, ni discriminación, ni odios, ni guerras intestinas. No será como nos dicen los “Testigos de Jehová”, que Dios vendrá a llevarnos a un lugar en donde no haya iniquidad ni abyecciones humanas, aunque eso sí no nos dicen cuándo (como el “Son de la negra”).

Las cosas buenas y las cosas malas son de siempre y van acompañadas como la verdad y la mentira. No busquemos en 2019 lo que no nos dio el 2018, porque nos decepcionará con toda seguridad. Y mucho menos hagamos propósitos que no hemos cumplido en toda la vida sólo porque se le aumenta un número al calendario.

Pero ya lejos de las expectativas que le demos al 2019, continuamos con nuestra labor cultural, que por supuesto también ha traído confrontaciones y polémicas, ya que la obligación de todo ser pensante es disentir, y aunque estemos o no a favor de tal o cual posición nunca hemos permitido que esto nos nuble la objetividad y nos impida seguir por el camino de la pluralidad. Hasta el día de hoy no se ha rechazado ningún texto ofrecido por nuestros colaboradores, aunque no nos gusten o el fondo o la forma. Y seguiremos así hasta que las fuerzas y las Moiras nos lo permitan.

Dejamos atrás un año lleno de acontecimientos importantes y fuertes, conmemoraciones de cincuenta años, de hechos sociales y culturales que cambiaron el mundo para siempre, pero sin dejar de ver la actualidad y las remembranzas de otros años que dejaron honda huella en la humanidad. En este año ya se van esbozando los muchos acontecimientos que tenemos que rememorar: sólo para dar una idea mencionamos los nombres de Rosa Luxemburgo, Schopenhauer, Hernán Cortés, Emiliano Zapata, Álvaro Carrillo, Da Vinci, Maquiavelo, Marcuse, Herman Melville, Virgilio, Viruta y Pink Floyd.

Esos son algunos de los nombres de los personajes a los que recordaremos por diferentes motivos en este año. Al menos esa es nuestra intención, aunque no sabemos aún si vamos a sobrevivir al “desviejadero” de enero y febrero.
Sea como fuere, aquí estaremos trabajando para hacer llegar esta revista a nuestros lectores que nos siguen mes a mes, hasta que Dios, el Diablo o la Lamia nos lo permitan.

Cerraríamos con el formulismo de “Feliz Año Nuevo”, pero traicionaríamos nuestro estilo e idiosincrasia.

José Luis Barrera

Regresar