Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXVI Febrero 2019

 

Dolor fantasma
Cuatro poemas (continuación)

Enrique Soria

XIII

Tu beso faltó en mi boca
Tus sentidos;
Y yo enfermo de tus labios lejos
Me condene al exilio,
y huyendo
Me alejé de lo que fuimos;
Del barrio,
De la gente,
Me alejé de lo que sueño
Lo que pienso y lo que siento.
Pero no de la nostalgia y
Así,
Lejos,
La posguerra del amor
me inmunizó
Contra el presente
y el futuro.
-de hecho aún no les temo-
Pero la nostalgia en cambio,
-pretérita enfermedad
Del que lo pierde todo-,
Esa sí que duele,
Y esa sí que aún
No deja de causarme miedo
Cada vez que regresa
Y la ciudad se ríe de mí

XIV

La luz que emanaba
De entre tus párpados
Y tu risa
Se me quedaron tan adentro
tan profundo
Que la oscuridad
Comenzó a llenarlo todo
Cuando te mudaste de mi vida.
Hoy
Que estás lejana,
ya ningunos ojos iluminan,
ninguna risa es suficiente
y ninguna luz bastante.
a partir de ti
aprendí
a querer a ciegas……


XV

Pequeña luz,
apenas visible,
Quítame tantita sombra.
Sólo un poco
Para ver al menos
Lo que escribo sobre ti
Pequeña luz
¿será cierto
lo que digo?
No puede ser
Que me hagas tanta falta


XVI

Arbitraria oscuridad
Alrededor de mí
Llego al purgatorio y
-si lo evitara-
Sigo siendo el mismo que amabas
Con un disfraz distinto:
Hombre decente
Bien portado y sin heridas.
Entre semana oficina
El domingo béisbol
Y hago versos
Y canciones
Y hago olvido
Y nostalgia
...y un millón de hubieras
(si hubiera hecho, si hubiera dicho...)
Y
¡maldición!
Si el hubiera existiera
Hubiera hecho lo que fuera
Antes que dejarte ir
Pero no,
Sigo deshabitado del corazón
Desde que perdí tu rostro

Regresar