Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXXIII Septiembre 2019

 

Identidades
Luciano Pérez

1.- Bacchus le dijo a Hades: “Si yo soy tú, deja que me lleve a Perséfone, para que baile entre mis bacantes la danza de la granada”. Y Hades le respondió: “Si tú eres yo, permite que Ariadna viva conmigo, y así Teseo llore más fuerte por haber perdido a la que es una con dos dioses”.

2.- Prometeo le dijo a Cristo: “Si yo soy tú, porque le llevaste la luz a los hombres, habré de resucitar para que el Padre Zeus no prevalezca más”. Pero Cristo no estuvo de acuerdo: “Si tú eres yo, prefiero seguir clavado y jamás volver al mundo, porque sólo el Padre es quien debe prevalecer”.

3.- Heráclito le dijo a Parménides: “Si yo soy tú, como dicen, entonces el agua y el fuego se llevarán a los entes hacia la purificación total”. Mas Parménides no se mostró conforme: “Si tú eres yo, pero no deben decirlo, prefiero que el Ser ni se queme ni se moje, pues así conviene a la inmovilidad del dios”.

4.- Apolo le dijo a Dionisio: “Si yo soy tú, como algunos sospechan, que por lo menos la locura llegue a un sitio claro y luminoso donde pueda conocerse”. Dionisio le respondió así: “Si tú eres yo, y lo creo, entonces estás más loco que yo: si la locura se conociese, nadie pararía de bailar”.

5.- Nietzsche le dijo a Wagner: “Si tú eres yo, que la obra de arte total sea un coro de bacantes haciendo pedazos el Aleluya y el Himno a la Alegría”. Y Wagner le presentó otra propuesta: “Si tú eres yo, que los dioses encuentren su voluntad de poder en el oro que se perdió para siempre en el río del eterno retorno”.

6.- Franz Kafka le dijo a Thomas Mann: “Si yo soy usted, lo cual me honra, quisiera que mi novela americana tuviera detalles más directos de allá donde usted está”. Pero Thomas Mann, un tanto contrariado, le respondió: “¡Pero si usted conoce los Estados Unidos mejor que yo, y su novela lo demuestra! Yo, en cambio, nunca salí de Alemania”.

7.- Petrus le dijo a Paulus: “Si yo soy tú, lo cual detesto, entonces hay dos iglesias, lo cual atenta contra la unidad de la doctrina”. Y Paulus, socarrón como siempre, ironizó: “”Si tú eres yo, quiere decir que dos apóstoles piensan menos que uno solo. Tú sigue siendo Papa, que soy yo quien tengo a la doctrina en mis manos”.

8.- César le dijo a Pompeyo: “Si yo soy tú, seamos los dos juntos los reyes de Roma”. Sin embargo Pompeyo, triste, señaló: “Si tú eres yo, sería tan famoso como tú, pero no es así, pues ya nadie me recuerda”.

9.- Don Quijote le dijo a Sancho: “Si yo soy tú, toma tu espada y sígueme”. Sancho no pareció conforme: “Si soy el igual de vuestra merced, debería yo llevar los libros de caballerías dentro de mi cabeza, no cargarlos sobre mi asno”.

10.- Zeus le dijo a Jehová: “Si yo soy tú, arroja rayos para que las diosas te admiren y quieran estar contigo”. Pero a Jehová no le pareció bien, porque “si tú eres yo, entonces no quiero estar entre diosas, pues luego quieren proclamarse madres de uno”.

11.- Goethe le dijo a Schiller: “Si yo soy usted, que el Himno a la Alegría abarque también a los diablos”. Desconcertado, Schiller le respondió: “Pero si usted es yo, los diablos se comerán la manzana de Tell y no habrá liberación”.

12.- Eva le dijo a María: “Si yo soy tú, quizá eres ave y puedas traerme el fruto del árbol prohibido”. María, feliz, le contestó: “Si tú eres yo, y vuelo, me como el fruto yo misma, para que nadie te culpe”.

13.- Lucifer le dijo a Satanás: “Si yo soy tú, aunque algunos lo dudan, permite que pueda regresar al cielo de donde me expulsaron”. Y Satanás, con regocijo, le expresó lo siguiente: “Si tú eres yo, y lo serás siempre, mejor hagamos un cielo a nuestra imagen y semejanza, y de ahí jamás podrá echársenos”.

14.- Nino le dijo a Semíramis: “Si yo soy tú, ¿cómo es que mataste al hijo que procreamos juntos?” Y ella, con altivez, exclamó: “Porque, si tú eres yo, ¿para qué necesitamos a alguien que se nos parezca?”

15.- El pan le dijo al vino: “Si yo soy tú, entonces el que me come te bebe”. Pero el vino lo refutó así: “Si tú eres yo, ¿cómo es que no se habló de que el vino de todos los días debe dársenos hoy?”

16.- Cristo le dijo al Anticristo: “Si yo soy tú, bebamos juntos el cáliz del sufrimiento”. Mas el Anticristo expreso esto: “Si tú eres yo, deja que siga imitándote, haciendo como que sufro”.

17.- Brunilda le dijo a Krimilda: “Si yo soy tú, puesto que ambas tuvimos a Sigfrido, haré que éste vuelva de los muertos para nosotras dos”. Pero Krimilda, todavía triste, dijo que “si tú eres yo, primero tendrías que hacernos volver a nosotras, que también hemos perecido”

18.- Zeus le dijo a Metis: “Si yo soy tú, deja que te coma para que mi hija Atenea nazca de mí”. Sin embargo, ella le replicó: “Si tú eres yo, entonces mejor que sea yo quien te coma, para que tu fuerza le dé vigor a mí y a lo que traigo en las entrañas”.

19.- Midas le dijo al oro: “Si yo soy tú, también te morirás de hambre”. Y el oro estuvo de acuerdo: “Si tú eres yo, es porque el oro hambriento es más pobre que el oro del avaro”.

20.- Lennon le dijo a McCartney: “Si yo soy tú, ¿cómo es que no me casé con Linda, para que montada en su caballo me salvase del tiroteo afuera del Dakota?” Y McCartney señaló: “Si tú eres yo, ¿por qué no me casé con Yoko, para que los japoneses no me tuvieran encarcelado cantándoles Yesterday?”

21.- Marlowe le dijo a Raleigh: “Si yo soy tú, cuando muera lleva contigo mi tragedia de Dido hacia la América del Norte”. Raleigh, de buen grado, expresó que “si tú eres yo, cuando mueras haré que tu Dido, para paliar el dolor, fume cigarrillos a y con mi nombre”.

22.- Góngora le dijo a Sor Juana: “Si yo soy tú, haz a Polifemo divino cual Narciso, para que Galatea no vea en él más necedad”. Y ella exclamó lo siguiente: “Si tú eres yo, juntos ellos habrán de pacer estrellas en la soledad primero de un sueño”.

Regresar