Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXXIV Octubre 2019

 

Editorial

Henos aquí de nuevo dándole la vuelta a la página, haciendo recuentos del año Lamia que está por acabarse. Como siempre la incertidumbre del devenir se nos presenta con más fiereza mientras los años siguen con su inexorable avance. Es cierto que el futuro nunca nos ha dado póliza de garantía por un determinado tiempo.

También es verdad que algunos hemos sido sobrevivientes desde el mismo hecho de nacer. Nadie -dígase la edad que se quiera- tiene certeza de cuánto tiempo queda por vivir. Pero es cierto que cuando se llega a la edad madura aún sin saber los años que vengan por delante, se sabe que ya se ha vivido más de lo que resta, salvo que se vivieran más de cien años, en cuyo caso es poco probable y en lo personal indeseable. Lo cierto es que nuestra Lamia cierra su séptimo (casi bíblico) ciclo, para comenzar el octavo.

Y por supuesto, sin poner las dudas por delante, nos entregamos a la fiesta macabra que nos encanta. Octubre con su Halloween y noviembre con la Santa Muerte enmarcan las festividades de nuestra querida Lamia. Nuestras Posadas Malditas y nuestro fin de año, no sin el infaltable número de terror que tanto ha gustado y cuya maquinación estuvo a cargo de nuestro amigo y consejero editorial Agustín Cadena.

En las tiendas departamentales cada vez más pronto “se les cuecen las habas” para iniciar las muy productivas fiestas decembrinas y con toda seguridad han visto banderas mexicanas al lado de máscaras de Hombres lobo, Vampiros o brujas y de fondo un bello árbol de navidad. El eclecticismo comercial tiene su lado gracioso y su lado detestable. Así que mejor nos dedicamos al jolgorio aunque el conde Drácula y la criatura del dr. Frankenstein traigan esferas navideñas en las orejas.

Démosle entonces fin a este año que como es sabido y necesario trajo consigo momentos aciagos y festivos, cada uno sabrá hacia donde se inclinó la balanza. Con este número 84, le decimos gracias a quienes nos acompañaron en este séptimo año, esperando que contemos con su compañía en el octavo que está por llegar.

¡Feliz séptimo año Lamia, felices todos de estar contigo!

José Luis Barrera

Regresar