Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VII Número LXXXIV Octubre 2019

 

Identidades (II)
Luciano Pérez

1.- Caín le dijo a Abel: “Si yo soy tú, asesíname para que no se diga que sólo Caín es el malo”. Y su hermano se expresó así: “Si tú eres yo, más bien mataré a Dios, y así ya no se diga que Abel es digno de lástima, o tal vez lo digan más”.

2.- Rómulo le dijo a Remo: “Si yo soy tú, no veo por qué Roma no pueda llamarse también Rema”. Y su gemelo le contestó: “Si tú eres yo, entonces Rema no, porque suena feo, y es mejor que Roma sea lo contrario del Amor”.

3.- Hermione le dijo a Hermione: “Si yo soy tú, haré magia potteriana para que vivamos juntas un cuento de invierno”. Y su tocaya habló de esta manera: “Si tú eres yo, está bien, pero ayudemos primero a que mi madre regrese de Egipto. Ahí la vieron también tan bella, que las momias lamentaron no poder morirse otra vez”.

4.- Leviatán le dijo a Behemot: “Si tú eres yo, en cuanto que somos criaturas de Dios, infectemos al mundo de malicia y decrepitud”. Y el segundo estuvo de acuerdo, pero pidió primacía: “Si tú eres yo, hagamos lo que dices, pero soy primero, ya que Dios me considera su obra maestra, por encima de la humanidad”.

5.- Príapo le dijo a Eros: “Si yo soy tú, que todos se amen los unos a los otros gracias a mi atributo”. Y el dios del amor respondió: “Si tú eres yo, haré que la humanidad entera elogie tu grandeza”.

6.- Rafael le dijo a Asmodeo: “Si yo soy tú, come pescado junto conmigo, y que Tobías se vaya el diablo”. Y el demonio se alegró: “Si tú eres yo, nademos en la arena con las sirenas del desierto al que me trajiste”.

7.- El Diablo le dijo a Jesús: “Si tú eres yo, tiéntame también”. Pero Jesús no se mostró conforme: “Si tú eres yo, que te crucifiquen a ti y que me dejen en paz con mi espada”.

8.- Loki le dijo a Odín: “Si yo soy tú, hazme el Tezcatlipoca de los mexicanos”. Y Odín exclamó: “Si tú eres yo, entonces seré la serpiente tuerta que se ha empulcado”.

9.- Lutero le dijo al Papa: “Si yo soy tú, puesto que ambos nos dijimos el uno al otro engendros de Satanás, que tus manos trabajen como lo hice yo en las minas”. Mas el Papa no quiso hacer eso: “Si tú eres yo, prefiero no ir a las minas, los enanos se reirían al ver mis manos blancas como la nieve”.

10.- Herman Munster le dijo a Gómez Addams: “Si yo soy tú, intercambiemos esposas”. Sin embargo, a Gómez no le pareció buena idea: “Si tú eres yo, nunca me hubiera casado con una mujer tan mayor, dan mala suerte y yo juego en la Bolsa”.

11.- Adonis le dijo a Jesús. “Si yo soy tú, que nuestra belleza libere en verdad a todos los hombres”. Y el segundo le respondió a aquél: “Si tú eres yo, que no me arranque el marrano lo que ya sabes, pues tengo que resucitar intacto”.

12.- La envidia le dijo a la esperanza: “Si yo soy tú, es porque la gente se equivocó y tú eres la mala y yo la buena”. La esperanza respondió: “Si tú eres yo, es porque la gente espera lo que siempre ha envidiado”.

13.- Alcibíades le dijo a Sócrates: “Si yo soy tú, no permitas que los atenienses te maten por ser feo y bueno”. Y el maestro, irónico, exclamó ante lo dicho por el discípulo: “Si tú eres yo, ten por seguro que nadie te matará, porque eres bello y malo”.

14.- Aurora le dijo a Titón: “Si yo soy tú, quisiera madurar junto contigo cada mañana que comienza”. Su esposo, vacilante, apenas pudo decir: “Si tú eres yo, debiera acordarme, pero no, quizá me casé con la noche”.

15.- Jehová le dijo a Jesús: “Si yo soy tú, como dice Atanasio, ¿por qué soy más viejo y tú más joven?” Y Jesús le contestó así: “Si tú eres yo, es tal como dijo Atanasio, sólo que ya no te acuerdas bien, y yo apenas me estoy medio enterando”.

16.- Marx le dijo a Engels: “Si yo soy tú, ¿cómo es que el proletariado no ha tomado el poder en sus manos todavía?” Y Engels le respondió: “Si tú eres yo, lo que has dicho es quizá porque Hegel nos puso de cabeza a los dos, ¡ese viejo zorro!”

17.- El cuerpo le dijo al alma: “Si yo soy tú, ¿por qué te salvan a ti y no a mí?” Y el alma lo explicó así: “Si tú eres yo, debes saber que, si nos salvaran a los dos, se les caería el teatro de que sólo yo soy inmortal”.

18.- El temor le dijo a la compasión; “Si yo soy tú, que el cáliz de la catarsis pase como lo quieras tú”. Y la compasión sólo pudo decir: “Si tú eres yo, que la tragedia se resuelva más por ti que por mí”.

19.- Epicuro le dijo a Lucrecio: “Si yo soy tú, que tus poemas sean para la humanidad el remedio y no, como la Biblia, la enfermedad”. Y el discípulo le dijo a su maestro: “Si tú eres yo, ¡magister!, cantaré que la naturaleza no toma en cuenta para nada al Dios que dice haberla creado”.

20.- Margarita del Fausto I le dijo a Margarita del Fausto II: “Si yo soy tú, ¿cómo es que una atolondrada como yo que mató a su hijo y que ha merecido morir, llegó a ser lo eterno femenino?” Y la segunda le dijo a la primera: “Si tú eres yo, es porque lo eterno femenino atrae precisamente por lo que acabas de decir”.

21.- El ser le dijo a la nada: “Si yo soy tú, que lo que es no deje de ser nada”. Y la nada le respondió: “Si tú eres yo, que lo que no es deje de ser un no ser”.

22.- El león le dijo al unicornio: “Si yo soy tú, dame un cuerno de la abundancia para mi regia frente”. Y el otro le contestó: “Si tú eres yo, dame garras, para que ninguna chica se me escape por carecer yo de manos”.

Regresar