Reserva de Derechos
04-2013-030514223300-203

Ciudad de México Año VIII Número LXXXVII Enero 2020

 

Las nuevas experiencias
Peter Handke
(Premio Nobel de Literatura 2019)

1966
en Bayreuth
antes de una representación de la ópera “Tristán e Isolda”
me encontré en un estacionamiento
por primera vez
una moneda
en una de las máquinas de ahí
lo cual fue para mí una nueva experiencia
y me sentí orgulloso
y me pregunto:

“¿cuándo he cerrado una vez una puerta con una sola mano?
¿y cuándo comí por primera vez una hormiga en un pedazo de pan?
¿y bajo qué circunstancias he visto salir humo del agua por primera vez?
¿y dónde hice más aire con una bolsa de celofán?
¿y cuándo envié por primera vez una carta vía express?”
Una vez
¿en qué año?
desperté
en un espacio extraño
y me di cuenta por primera vez
de que estaba en un espacio.
Una vez
¿en qué lugar?
alguien me gritó: “¡rápido, rápido!”
en un camino
y yo le grité: “¡sí, sí!”
y entonces corrí
y luego llegué
y me di cuenta de que por primera vez
llegué más pronto al correr.
1948
en la frontera entre Austria y Baviera
en un lugar bávaro público
“¿en qué casa de qué número?”
vi sobre una cama
bajo una sábana
atrás de unas flores
por primera vez
un hombre que estaba muerto.
En Austria
más tarde
¿cuándo?
no sé
¿bajo qué circunstancias?
mamá me vio desde lejos
¿cuán lejos?
lejos de mí
parada en la mesa de planchar
me avergoncé
ahí conocí por primera vez
la vergüenza
desde lejos de la mesa.
1951
en el verano
mientras yo
(en el funeral de la abuela, a la que habíamos sepultado, me mandaron a casa por unos cigarros)
en el vacío
y quieto espacio
entré adonde la muerta
había estado hace tres días
en capilla ardiente
y en el quieto
vacío espacio
vi un pequeño charco en el suelo
ahí tuve
por primera vez en la vida
angustia ante la muerte
se dice que entonces
corre algo frío por la espalda
y como defensa me dije algo
en son de reproche
para alejar esa angustia.
Más tarde
después de un peligroso error
por primera vez hubo un error no peligroso:
Coca Cola en la nieve
bajo el campanario de la calle alpina:
vi por primera vez en una película
la orden MANOS ARRIBA
de alguien con un arma en la mano:
vi por primera vez
un maniquí con lentes
por primera vez no tuve
(como debí hacerlo)
algo más que decir.
Ya me pregunto:
¿cuándo por primera vez oí de alguien que pueda tomar un paraguas en la muerte?
Hoy
(aunque pude decir “veo que es como la primera vez”)
veo
y NO por primera vez
una imagen
de un representante de la autoridad
perseguir
y NO por primera vez
leí sobre eso
y apalear tanto a alguien
hasta que quedó listo
para expresar
que él no había sido apaleado
pero verdaderamente
vi por primera vez hoy
en la calle en la que vivo
ante el HOTEL ROYAL
sobre la acera
un gran trapo para limpiar zapatos tirado
y vi en un solo día
por primera vez
el interior de una escalera mecánica
y vi por primera vez
un pez atrapado en el puño de un rey
y vi POR PRIMERA VEZ
el café en la taza
abruptamente desbordarse
en el mantel blanco del TREN TRANSEUROPA.

(Tomado de: Peter Handke,“Prosa Gedichte Theaterstücke Hörspiel Aufsätze”, Suhrkamp Verlag, 1969. Traducción de Luciano Pérez)

Regresar